Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lista del primer ministro iraquí logra 92 de los 328 escaños del Parlamento

Ese éxito supone un revés para los adversarios políticos de Al Maliki

El político necesita poner en pie una coalición que garantice la investidura de su nuevo Gobierno

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, en una foto de archivo.
El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, en una foto de archivo. AP

La lista del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, fue la más votada en las elecciones legislativas del mes pasado, aunque queda lejos de la mayoría. El Estado de la Ley obtiene al menos 92 de los 328 escaños del Parlamento, según los resultados provisionales hechos públicos hoy lunes por la Comisión Electoral. Ese éxito supone un revés para los adversarios políticos de Al Maliki, tanto chiíes como suníes y kurdos, contrarios a que ejerza un tercer mandato. Para lograrlo necesita poner en pie una coalición que garantice la investidura de su nuevo Gobierno, algo que puede llevar meses.

La televisión estatal iraquí eleva a 95 los diputados electos afiliados con el bloque del primer ministro. En cualquier caso, el triunfo de su grupo es evidente. Encabeza los resultados en 10 de las 18 provincias del país y ha obtenido 30 escaños en Bagdad, donde Al Maliki ha recibido 721.000 votos directos, la cifra más elevada para un candidato a nivel nacional. Pero, sobre todo, deja muy lejos a sus opositores.

Los principales rivales del primer ministro han logrado entre los 20 diputados de Al Wataniya (Iyad Alaui) y los 29 de Al Muwatin (Ammar al Hakim). Incluso si estos últimos se aliaran con los sadristas, que cuentan con 24 escaños y el apoyo de 7 independientes, sólo sumarían 60 legisladores. Esos datos, que serán definitivos una vez que la Comisión Electoral se pronuncie sobre las denuncias de irregularidades en las próximas semanas, respaldan sin duda su aspiración a un tercer mandato a pesar de la renuencia de sus adversarios.

El reparto de escaños

Este es el reparto de los 328 escaños del Parlamento iraquí según los resultados de las elecciones del 30 de abril.

  • Estado de la Ley (Al Maliki) 95
  • Al Muwatin (Al Hakim) 29
  • Al Ahrar (sadristas) 24 + 7 independientes asociados
  • Al Mutahdun (Al Nujayfi) 23
  • Al Wataniya (Alaui) 20
  • Al Arabiya (Al Mutlaq) 10
  • PDK ( Barzani) 19
  • UPK (Talabani) 13
  • Cambio (Gorran) 16
  • Otros grupos kurdos 13
  • Asaib al Haq (Jazali) 3
  • Fadilah (Yacubi) 6
  • Al Islah (Yaafari) 6

Fuente: Interpretación de los datos de la Comisión Electoral por la televisión estatal iraquí

De hecho, las negociaciones en ese sentido ya parecen estar en marcha. La agencia France Presse se hace eco de una carta que el Estado de la Ley envió a primeros de mes a varias formaciones rivales proponiéndoles un programa de gobierno. Entre los 18 puntos del plan, destaca el apoyo a los derechos de la mujer, la distribución equitativa de los recursos y el rechazo a las políticas sectarias, un guiño para buscar apoyos fuera de la comunidad árabe chií a la que pertenece Al Maliki y tres quintos de los iraquíes.

Tanto el exprimer ministro Alaui, como el influyente clérigo chií Muqtada al Sadr y el presidente kurdo, Masud Barzani, acusan a Al Maliki de acaparar el poder y exacerbar la violencia interconfesional, que ha causado al menos 3.500 muertos desde principios de año. El malestar también resulta patente en la calle. Sin embargo, los iraquíes no parecen haber encontrado una alternativa mejor entre los 9.000 candidatos que se presentaron a estas terceras legislativas desde que EEUU derribó a Saddam Husein y las primeras sin tropas extranjeras en el país.

A pesar del desencanto con la falta de servicios públicos y la parálisis política, el 62% de los 22 millones de electores ejercieron su derecho a voto, la misma participación que en 2010. Entonces Al Maliki obtuvo 89 escaños frente a los 90 de Alaui, pero utilizó su control de las palancas del poder para formar una coalición de Gobierno, lo que le llevó casi nueve meses.

Una vez que los resultados sean ratificados, el presidente dispone de 15 días para convocar al nuevo Parlamento. Los diputados nombran entonces al primer ministro, al presidente de la Cámara y al jefe del Estado. Según una regla no escrita, esos cargos se distribuyen entre las tres principales comunidades: árabe chií, árabe suní y kurda.