La ultraderecha planta en el Parlamento israelí al presidente de la Eurocámara

El grupo político de la coalición de gobierno Casa Judía abandona la Cámara durante un discurso de Martin Schulz

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz el pasado martes
El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz el pasado martesMENAHEM KAHANA (AFP)

Las críticas del presidente del parlamento europeo, el alemán Martin Schulz, al trato de Israel a los palestinos, concretamente por el bloqueo económico a la franja de Gaza y el reparto de agua, durante un discurso al pleno del parlamento israelí este miércoles, han provocado la espantada en bloque del partido de ultraderecha Casa Judía (Habait Hayehudi), miembro de la coalición de gobierno que lidera Benjamín Netanyahu.

Los 12 legisladores, liderados por el ministro de Economía y Asuntos Religiosos, Naftalí Bennett, han abandonado el hemiciclo al grito de "los palestinos mienten" y "esto es una vergüenza".

"Casa Judía le exige una disculpa al presidente del Parlamento Europeo, que dijo dos mentiras en su discurso, que los palestinos le contaron. Callarse ante este tipo de mentiras propagandísticas le da legitimidad a las actividades contra los ciudadanos israelíes", dijo Bennett en un comunicado tras abandonar el parlamento. "Los comentarios que ha hecho en la Knesset (parlamento) son muy graves", añadió.

Schulz contó mentiras y, encima, en alemán" Ministra de Cultura del Likud, Limor Livnat

Schulz, que está de visita oficial en Israel, dijo en un discurso en alemán que "Israel le ha impuesto un bloqueo a Gaza" y añadió que según un testimonio recibido por el, "un israelí recibe 70 litros cúbicos de agua por cada 17 litros cúbicos que un palestino recibe".

Las autoridades israelíes encargadas de la gestión de las aguas públicas han tachado de falsos esos últimos datos a través de un portavoz y consideran que un israelí recibe como mucho 4,12 veces más agua que un israelí, según una estimación citada por el diario The Jerusalem Post. El ministro Bennett ha añadido que en 2005 más de 8.000 colonos judíos fueron evacuados de Gaza "y desde allí se siguen lanzando miles de cohetes" a Israel.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Casa Judía es un partido nacionalista y religioso cuya base electoral se halla, sobre todo, en los asentamientos en Cisjordania, que el derecho internacional considera ilegales. Fue la cuarta fuerza más votada en las elecciones de hace un año. Su líder, el ministro Bennett, se opone a la creación de un Estado palestino y a las negociaciones de paz, y ha amenazado con abandonar el Ejecutivo y propiciar una crisis de gobierno si Netanyahu firma un acuerdo en esta ronda negociadora que acaba el 29 de abril.

Más información
Las esperanzas se agotan en Gaza
La amenaza de un boicoteo internacional inquieta a Israel

El partido Laborista ha presentado una queja formal ante el parlamento acusando a Casa Judía de "desacato" a esa institución. Pero no todas las facciones han reaccionado con esa indignación ante la espantada. La ministra de Cultura, Limor Livnat, del Likud, el partido de Netanyahu, dijo que apoyaba a los legisladores de Casa Judía porque Schulz "contó mentiras" y, "encima, en alemán".

El incidente pone de relieve la suspicacia de la derecha israelí respecto a las instituciones europeas, a las que acusa frecuentemente de favoritismo hacia los palestinos. Algunos bancos y cajas de pensiones de Europa, como la holandesa PGGM, han decidido boicotear a las instituciones bancarias israelíes porque tienen presencia en los asentamientos en Cisjordania.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS