Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pescador salvadoreño sobrevive tras un año a la deriva en el Pacífico

El náufrago partió de Chiapas a fines de 2012 y fue hallado en las Islas Marshall, a 8.800 kilómetros de distancia

El náufrago encontrado en Micronesia.
El náufrago encontrado en Micronesia. AFP

Cuenta que salió de un puerto en Chiapas, al sureste de México, a fines de 2012, y nada más se supo de él hasta hace unos pocos días. Afirma que pasó más de un año a la deriva y que sobrevivió a base de animales salvajes y bebiendo agua de lluvia y, cuando hacía falta, sangre de tortuga. Dice que se llama José (algunos dicen que José Iván, otros que José Salvador) y fue hallado el 30 de enero pasado en las islas Marshall, en el Pacífico sur, a 8.800 kilómetros del lugar que partió.

En un inicio se creyó que el hombre, que afirma no recordar ni su edad, era mexicano. La cancillería mexicana ha anunciado este lunes que es un ciudadano salvadoreño pero no confirmó su nombre. La Secretaría de Relaciones Exteriores de México aseguró,en un comunicado, que el pescador dijo a sus representantes que había nacido en Garita Palmera, en el departamento salvadoreño de Ahuachapán. En un primer momento se creyó que era mexicano y por ello las autoridades del país se hicieron cargo de su caso. 

"Estoy vivo, estoy vivo, no puedo creer que estoy vivo", dijo el hombre al periódico británico Daily Mail. El superviviente se encuentra en Majuro, la capital de las islas Marshall, un archipiélago de apenas 50.000 habitantes en la región de Micronesia.

El náufrago muestra una larga barba y un estado de salud frágil, pero en recuperación. Relata que partió de las costas chiapanecas con un amigo, que supuestamente murió tras varios meses a la deriva. La cancillería mexicana añadió que no cuenta con informes de que tenga otro familiar en México.

Su pequeña embarcación, de siete metros de eslora, fue hallada en un remoto atolón de las islas Marshall, donde fue rescatado por los lugareños. El hombre pasó, según su historia, al menos 16 meses del mar. Un humano puede sobrevivir hasta tres semanas sin probar alimento, pero solo tres días sin beber agua. La corriente marina que arrastró el bote del náufrago tarda en transportar a una embarcación (sin motor) unos 18 meses.

Un caso similar ocurrió en 2006, cuando tres hombres mexicanos fueron hallados en esta misma zona después de permanecer, contaron, nueve meses a la deriva. También habían salido a pescar.