Asesinado el exjefe de los espías de Ruanda en un hotel de Johanesburgo

Karegeya, de 53 años, vivía exiliado en Suráfrica desde 2007 tras ser acusado de un intento de golpe de Estado contra el presidente Kagame La policía surafricana confirma que hay indicios de que fue estrangulado

El exjefe de los servicios de inteligencia exterior de Ruanda, Patrick Karegeya, de 53 años, fue hallado muerto en la tarde del miércoles del día de Año Nuevo en una habitación de hotel de Johanesburgo, según informó hoy la policía surafricana, que apunta a un asesinato por estrangulamiento. “Fue hallado muerto sobre la cama. Las primeras pesquisas han mostrado que tenía el cuello hinchado. Se halló una toalla manchada de sangre y una cuerda en el armario de la habitación. Es posible que haya sido estrangulado”, explicó en un comunicado la policía, que ha abierto una investigación.

Karegeya, que dirigió la Inteligencia militar de su país, huyó a Sudáfrica en 2007 junto con el exjefe del Ejército ruandés Faustin Kayumba Nyamwasa tras haber planeado presuntamente un intento de golpe de Estado contra el presidente ruandés, Paul Kagame.

En un comunicado recogido por Reuters y fechado el miércoles, el opositor Congreso Nacional de Ruanda había informado de que Karegeya había sido encontrado muerto en un hotel al que había acudido a un encuentro.

"Matando a sus oponentes, el régimen criminal de Kigali busca intimidar y silenciar a los ruandeses hasta la sumisión", ha denunciado el partido opositor que fundaron en 2010 Karegeya y Nyamwasa.

En declaraciones esta mañana a la emisora sudafricana SAFM, el embajador ruandés en el país, Vincent Karega, ha dicho no estar al tanto de los detalles del asesinato de Karegeya pero ha indicado que sabía que llevaba varios años en el país y que había obtenido asilo. "Animamos a las autoridades a que investiguen realmente el asunto para que sepamos exactamente qué pasó", ha solicitado.

En 2011, un tribunal militar ruandés condenó a Karegeya, Nyamwasa y otros dos oficiales exiliados a 20 años de cárcel por amenazar la seguridad del Estado tras juzgarles en ausencia. En 2010, Nyamwasa recibió un disparo en el estómago cuando circulaba por Johannesburgo. Su familia no dudó en calificar el suceso de intento de asesinato ordenado por Kagame. Tanto Nyamwasa y Karegeya  lucharon junto a Kagame en la guerra de Ruanda de 1994, que detuvo el genocidio por la milicia étnica hutu que había matado a 800.000 tutsis y hutus moderados en apenas tres meses.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS