Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis meses después de Sandy, miles de personas siguen sin casa

Unas 39.000 personas en Nueva Jersey y unas 1.000 en Nueva York continúan en albergues temporales y hoteles

Ocean Beach (Nueva Jersey), seis meses después de Sandy.
Ocean Beach (Nueva Jersey), seis meses después de Sandy. EFE

El 29 de octubre de 2012, la tormenta tropical Sandy golpeó la Costa Este de Estados Unidos con vientos de 120 kilómetros por hora ocasionando 148 muertes, más de 62.000 millones de dólares en pérdidas y miles de personas se quedaron sin casa. Sandy se desplazó desde New Hampshire hasta Maryland y los Estados más afectados fueron Nueva Jersey y Nueva York. A punto de cumplirse seis meses del suceso, todavía muchas familias siguen sin hogar alojados en hoteles y en albergues temporales. Exactamente, cerca de 39.000 familias en Nueva Jersey y unas 600 en Nueva York siguen sin techo, según fuentes oficiales. La lenta recuperación en estos Estados aumenta la angustia de los evacuados ante la pronta llegada de la temporada de huracanes en el país (normalmente esta comprende de junio a noviembre).

Tras el paso de Sandy, y con el fin de mantener los servicios fundamentales, las autoridades estatales recurrieron a solicitar fondos federales adicionales aunque para muchos la “Casa Blanca no ha cumplido su compromiso de liquidar estos fondos que cubren gastos de policía, de bomberos y de otras necesidades primarias”, según informa The New York Times. Una situación que no se entiende ya que el pasado mes de enero el Congreso de EE UU aprobó un presupuesto de más de 60.000 millones de dólares para ayudar a los afectados.

El Gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, ha salido este lunes en defensa del presidente Barack Obama. Christie ha asegurado que lo último que tenía Obama en la cabeza cuando “recorrió conmigo las zonas más devastadas fue la política”. “El Presidente ha cumplido todas las promesas para ayudar a la recuperación de este Estado. Creo que ha hecho un buen trabajo. No estoy de acuerdo con él en el 95% de las cosas pero la tormenta en ningún momento ha entrado en este juego”, ha continuado el Gobernador que podría anunciar este lunes una ayuda federal de 1.800 millones para continuar las tareas de recuperación.

Además en las zonas más afectadas, los alquileres se han incrementado sustancialmente, miles de negocios permanecen cerrados y algunas aseguradoras todavía no han pagado a los damnificados. “El 90% de las reclamaciones interpuestas tras la tormenta se han pagado, casi 19.000 millones de dólares, más de la mitad de ellas corresponden a los afectados en Nueva York y Nueva Jersey”, según explicó en un comunicado el Instituto de Información de Seguros.

“De los 1.000 damnificados en la ciudad solo 600 podrán quedarse en los hoteles hasta finales de mayo”, dijo la semana pasada Seth Diamond, comisionado del Servicio de Desamparados de Nueva York. Muchos de los desalojados han perdido sus puestos de trabajo o no califican para la asistencia de la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA, por sus siglas en inglés). Además, algunas víctimas han recibido una carta en la que se les recuerda que el plazo tope estipulado de ayuda, el 30 de abril, está a punto de cumplirse. “Esto significaría que, si nadie lo evita, los 400 restantes serán expulsados a la calle este miércoles”, continúa el mismo diario.

En Nueva York,  donde murieron 48 personas y muchas viviendas quedaron destruidas o dañadas, especialmente en Staten Island y Queens, muchas de las zonas turísticas de la ciudad ya están recuperadas y Sandy sólo es un recuerdo. Pero en otros puntos menos visibles, la recuperación no ha llegado y la tragedia sigue muy presente.

De momento en la Gran Manzana se han restaurado más de 100 escuelas y se han retirado toneladas de escombros aunque todavía hay líneas de metro cerradas, el acuario espera reabrir sus puertas esta primavera y la Estatua de la Libertad y la vecina isla de Ellis, que integran un parque nacional, siguen bajo cierre -se espera su apertura para el próximo 4 de julio, día de la fiesta nacional-.

Sandy ha sido la segunda catástrofe más cara en EE UU después del Katrina, huracán que en 2005 dejó 1.800 muertos y que provocó unas perdidas económicas de 128.000 millones de dólares.