Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El papa Francisco renuncia a vivir en el apartamento pontificio

El Pontífice seguirá viviendo en la residencia de Santa Marta, donde se alojó durante el cónclave

Personal del Vaticano revisa el precinto del apartamento pontificio el pasado 1 de marzo, un día después de la renuncia de Benedicto XVI.
Personal del Vaticano revisa el precinto del apartamento pontificio el pasado 1 de marzo, un día después de la renuncia de Benedicto XVI.

Una cosa es predicar y otra dar trigo. Al papa Francisco lo primero se le da bien, pero de lo segundo apenas ha tenido tiempo. Desde que fue elegido, Jorge Mario Bergoglio ha ido acompañando su discurso central —“desearía una Iglesia pobre y para los pobres”— con pequeños pero inequívocos gestos de sencillez: ha renunciado al lujoso coche oficial y a parte de la escolta, ha sustituido el papamóvil blindado por un jeep descubierto para recorrer la plaza de San Pedro y, por citar solo tres, suele invitar a sus misas diarias de las siete de la mañana a los trabajadores del Vaticano. El último gesto ha sido el de renunciar a trasladarse —al menos por el momento— al lujoso apartamento pontificio del tercer piso del Palacio Apostólico. Se conformará con la habitación 201 de la residencia de Santa Marta.

El día que visitó el apartamento pontificio, el papa Francisco exclamó: “Aquí pueden vivir 300 personas”. Se trata de una vivienda no solo grande, sino también muy lujosa, utilizada por los papas desde que Pío X se instalara allí en 1903 y reformada recientemente por Benedicto XVI. Joseph Ratzinger compartía el Apartamento —así se le conoce el Vaticano— con la llamada “familia pontificia”, esto es: su secretario personal, monseñor Georg Gänswein, el segundo secretario, el sacerdote maltés Alfred Xuereb, cuatro laicas consagradas –Carmela, Loredana, Cristina y Rosella-- y una monja que le ayudaba en los trabajos de estudio y escritura, sor Birgit Wansing. También ocupaba de día el apartamento el mayordomo Paolo Gabriele, a la postre detenido y condenado por sustraer la correspondencia privada del Papa.

El papa Francisco reza el ángelus desde el apartamento pontificio, en la tercera planta del Palacio Apostólico, el pasado 17 de marzo. ampliar foto
El papa Francisco reza el ángelus desde el apartamento pontificio, en la tercera planta del Palacio Apostólico, el pasado 17 de marzo. EFE

Por el momento, el papa Francisco no necesita un despliegue así. Durante su misa matutina en la capilla de Santa Marta dejó caer que seguirá viviendo allí. Y, un rato después, el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, confirmó que “hasta nueva orden” el apartamento pontificio se quedará compuesto y sin Papa. Bergoglio seguirá en la residencia donde se alojaron los 115 cardenales electores durante el cónclave. Situada en el interior de los muros vaticanos, a pocos metros la basílica de San Pedro, sus 122 habitaciones son utilizadas para alojar a sacerdotes de la Curia y a obispos o cardenales de paso por Roma. El papa Francisco, según el portavoz Lombardi, “quiere vivir de una forma que concuerde con los demás sacerdotes y obispos”.

El próximo gesto de cercanía se producirá el jueves por la tarde. El Papa celebrará la Misa de la Cena del Señor en un centro penitenciario de Roma. Lavará los pies a 12 de los jóvenes allí encarcelados.

Más información