El primer ministro tunecino anuncia la formación de un Gobierno de tecnócratas

El asesinato del político opositor Chokri Belaïd desata las protestas antigubernamentales Interior informa de la muerte de un policía en la capital por el impacto de varias pedradas

VÍDEO: ATLAS | FOTO: EFE (atlas)

La primera de las primaveras árabes ha sido manchada de sangre en Túnez. Un individuo disparó este miércoles a bocajarro contra el líder de un pequeño partido de izquierdas antes de huir con el cómplice que le esperaba en una moto, según la versión del ministro del Interior, Ali Larayed.

La muerte de Chokri Belaid, un abogado de 49 años que dirigía el Movimiento de los Patriotas Demócratas, ha causado una enorme conmoción en el primer país árabe que derrocó a una dictadura. Y también ha provocado protestas violentas.

Choukri Belaid interviene en un encuentro con otros abogados en la capital tunecina en diciembre de 2010.
Choukri Belaid interviene en un encuentro con otros abogados en la capital tunecina en diciembre de 2010.FETHI BELAID (AFP)

El asesinato de Belaid “se enmarca la espiral de tensión política que vive Túnez a causa, sobre todo de la oposición laica y el conjunto de los islamistas”, asegura Allani Alaya, profesor de la Universidad de Manuba, un barrio del norte de la capital.

Ennahda, el partido islamista moderado que gobierna en Túnez, se apresuró en condenar el atentado. “Es un crimen, un golpe terrorista, no solo contra Belaid sino contra Túnez”, declaró el primer ministro, Hamadi Jebali, ante los micrófonos de Radio Mosaique.

En un discurso pronunciado anoche, Jebali accedió a una de las principales reivindicaciones de la oposición laica y de sus socios, también laicos, de Gobierno. “Tras el fracaso de las negociaciones entre partidos sobre la remodelación del Ejecutivo he decidido formar un pequeño Gobierno tecnocrático”, anunció el primer ministro, que seguirá, no obstante, ostentando el cargo. Las elecciones legislativas deberán celebrarse “cuanto antes”, puntualizó Jebali.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La condena del atentado por parte de Ennahda no bastó para aplacar los ánimos de la familia de la víctima ni de los sectores laicos de la sociedad civil. La primera en responsabilizar al partido islamista del asesinato del abogado de izquierdas fue su esposa, Basma Khalfaui. “Mi marido fue amenazado varias veces”, pero no consiguió escolta policial, declaró.

Restos de sangre y cristales en el vehículo donde fue tiroteado Chokri Belaid.
Restos de sangre y cristales en el vehículo donde fue tiroteado Chokri Belaid.AMINE LANDOULSI (AP)

Los hombres de la familia fueron más contundentes. “Mando a la mierda a todo Ennahda y acuso a Rachid Ghanuchi [líder del movimiento islamista] de haber provocado el asesinato de mi hermano”, afirmó Abdelmayid Belaid. “Ghanuchi, eres un perro asqueroso”, repetía a las puertas de la clínica, donde el abogado ingresó cadáver, el padre de la víctima. Ante esa misma clínica, ante el domicilio de Belaid, en el barrio de El Menzah, y ante el Ministerio del Interior, en el centro de la capital, se concentraron los primeros los primeros manifestantes.

Como en tiempos de la revolución, en diciembre de 2010 y enero de 2011, la muchedumbre coreaba el célebre lema: “¡El pueblo quiere la caída del régimen!”. Pero dos años después muchos añadían nuevos gritos: “¡Ennahda, torturadora del pueblo!” y “¡El pueblo quiere una nueva revolución!”.

Como en los viejos tiempos los manifestantes lanzaron piedras y adoquines y los policías respondieron con granadas lacrimógenas. Un agente antidisturbios de 46 años falleció en el centro a causa de las pedradas que recibió en el pecho, según un comunicado del Ministerio del Interior.

En Sidi Buzid, la pequeña ciudad del centro del país cuna de la revolución, la muchedumbre asaltó la sede de Ennahda. En otras capitales provinciales también intentó saquearlas o prenderles fuego.

El pequeño partido que encabezaba Belaid está integrado en una coalición, el Frente Popular, de nueve formaciones laicas que solo tienen tres diputados en la Asamblea Constituyente. Son los más beligerantes con los islamistas y cuentan con una militancia dinámica.

Hoy anunciaron que boicotearían las sesiones de la Asamblea y convocaron une huelga general para hoy, a la que se han sumado algunos sindicatos, así como magistrados y estudiantes.

Los partidos del Frente Popular, pero también otras fuerzas laicas con mayor representación parlamentaria, llevan meses enfrentándose violentamente, los fines de semana, con los islamistas, sobre todo a la Liga de Protección de la Revolución, descrita como la milicia de Ennahda.

Los seguidores de Belaid fueron, por ejemplo, acatados el pasado sábado. Pero la principal “hazaña” de la Liga y de los salafistas que colaboran con ella fue el secuestro, durante unas horas, del septuagenario Neyib Chebi, una figura histórica de la oposición democrática.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción