Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los opositores denuncian una nueva masacre con más de 100 muertos en Siria

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos acusa al régimen de la matanza en Homs

Mientras la lucha encarnizada se propaga por todo el país, un grupo opositor ha denunciado que más de 100 personas fueron tiroteadas, apuñaladas o incluso quemadas hasta la muerte por fuerzas gubernamentales este martes en la ciudad siria de Homs.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, ha afirmado que 106 personas, entre las que había mujeres y niños, aparecieron muertas tras una operación del Ejército leal al presidente Bachar el Asad. Según el grupo, familias enteras fueron ejecutadas.

De acuerdo con el Observatorio, la masacre fue perpetrada en Basatin al Hasawiya, un pobre distrito en las afueras de la ciudad de Homs, en el centro del país, y ocurrió el mismo día que dos explosiones mataron a cerca de 80 personas en la universidad de Alepo.

En su nota, la organización mantiene que el "silencio internacional" sobre lo que ocurre en Homs forma parte de un "complot" contra el pueblo sirio. Por eso exige que se envíe "de manera urgente" una delegación internacional a Homs para abrir una investigación sobre las masacres denunciadas. La Organización de Naciones Unidas (ONU) envió observadores a Siria en abril de 2011, pero los retiró en agosto de ese año tras ser objeto de varios ataques.

Desde el inicio del conflicto, en marzo de 2011, las denuncias de ataques contra la población civil y matanzas de mujeres y niños han sido constantes. La mayor parte de las veces se ha atribuido su autoría al régimen, pero otras veces también se ha culpado a los rebeldes.

La localidad de Hula, también en la provincia de Homs, fue escenario en mayo de 2011 de una masacre en la que murieron 108 personas, incluyendo 8 niños y 34 mujeres. Los enviados de la ONU achacaron la matanza al Ejército sirio y a las milicias que apoyan a Bachar el Asad

Incluso se ha denunciado el uso de armas químicas por parte de las fuerzas gubernamentales. El Gobierno sirio siempre ha rechazado las acusaciones.

Según la ONU, más de 60.000 personas han muerto desde el comienzo de los enfrentamientos entre el régimen y los opositores.