Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marine Le Pen pide prohibir el uso en público de velo y kipá

La líder del Frente Nacional reclama la prohibición de "todos los signos religiosos", pero no menciona los símbolos católicos

El presidente Hollande apela desde el Memorial del Holocausto a la unidad del país

La líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen.
La líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen. AFP

En pleno debate sobre las caricaturas de Mahoma, la libertad de expresión y el fanatismo religioso, Marine Le Pen ha pedido hoy, a través de una entrevista a Le Monde, la “prohibición de todos los signos religiosos, incluido la kipá judía y el velo islámico, en las tiendas, los transportes públicos y las calles” de Francia.

La líder del Frente Nacional, que desea una Francia anclada a sus raíces cristianas, no ha dicho nada sobre los símbolos católicos pero ha ido más lejos que nunca en su reivindicación de una “aplicación estricta” de la ley de 1905 sobre laicidad. En su programa electoral para las presidenciales, Le Pen solo preconizaba “la interdicción del velo y otros distintivos religiosos estentóreos en los servicios públicos estatales y territoriales”.

Le Pen afirma también en la entrevista que es necesario “poner en la frontera a todos los integristas extranjeros”, y pide que “no se dé financiación, ni directa ni indirecta, a las mezquitas, y no se permita su financiación extranjera salvo en casos específicos de convención o reciprocidad”.

En Drancy, a 15 kilómetros de París, donde 60.000 judíos fueron deportados hacia los campos de la muerte alemanes, el presidente francés, François Hollande, ha llamado a la unidad del país al inaugurar esta mañana el Memorial de Holocausto. Hollande ha replicado a las palabras de Le Pen diciendo: “Todo lo que separa, divide y fractura es desacertado”. Y ha agregado: “Debemos aplicar las reglas, y las únicas que conocemos son las de la República y la laicidad”.

Representantes de la comunidad judía presentes en el acto han rechazado las palabras de la líder ultraderechista afirmando que los judíos “siempre se han integrado en todos los países donde han vivido y han contribuido al progreso de la civilización occidental”.

El ministro de Educación, Vincent Peillon, ha afirmado que Le Pen es "la primera de las integristas", y le ha acusado de aprovechar la tensión que existe en estos momentos con los musulmanes para "echar más leña al fuego haciendo mezclas imprecisas que hacen el juego al oscurantismo y el odio".

“Es el momento de estar unidos, de ser fraternales y tolerantes, y de decir no con fuerza a los discursos de odio u división”, ha añadido Peillon.

El Observatorio contra la Islamofobia ha afirmado que las declaraciones de Le Pen son solo “aspavientos". “En un contexto muy tenso por la película contra los musulmanes y las caricaturas del Charlie Hebdo, trata de echar leña al fuego para crear problemas entre las comunidades”, ha dicho a AFP Abdelah Zekri, presidente del organismo.