Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El testigo del crimen de Annecy dice que la escena era de “película de Hollywood”

Brett Martin, antiguo miembro de la Royal Air Force, explica a la BBC cómo encontró los cadáveres de la familia al-Hilli

Lugar en el que fueron encontrados el pasado 5 de septiembre los cadáveres de tres miembros de la familia al-Hilli y Sylvain Mollier.
Lugar en el que fueron encontrados el pasado 5 de septiembre los cadáveres de tres miembros de la familia al-Hilli y Sylvain Mollier. AFP

Brett Martin, el ciclista que descubrió los cadáveres de la matanza en Anecy, en los Alpes franceses, ha concedido una entrevista a la cadena británica BBC. El hombre, un antiguo miembro de la Royal Air Force británica, ha asegurado que la escena era como la de "una película de Hollywood". Martin, que salvó la vida de la hija mayor del matrimonio al-Hilli, Zainab, de 7 años, al colocarla en una posición adecuada, ha asegurado que tuvo que tomar una difícil decisión al dejar a la menor herida en el suelo mientras iba a buscar ayuda.

El británico dijo que, en un primer momento, creyó que lo que había ocurrido había sido un accidente de tráfico. Sin embargo, cuando vio los tres cuerpos en el coche, se dio cuenta de que se trataba de la escena de un crimen. Entonces tuvo miedo, según ha explicado, por si el asesino se encontraba cerca de él. Martin contó, además, que el motor del vehículo estaba en funcionamiento y que sus ruedas estaban girando cuando llegó. Él colocó, entonces, a la menor que estaba desplomada en el suelo, a cierta distancia del vehículo.

Martin añadió que se marchó del lugar del crimen con protección policial para dar más detalles a la policía francesa. Los agentes han hablado brevemente con Zainab, que permanece en un hospital en Francia tras ser alcanzada por un disparo y herida en la cabeza pero aún están esperando hacerle más preguntas cuando pueda recordar mejor lo sucedido. Su hermana Zena, de cuatro años, que permaneció escondida durante más de ocho horas bajo los cuerpos de su madre y su abuela, ha regresado al Reino Unido donde se encuentra, temporalmente, bajo los cuidados de Servicios Sociales.

La familia al-Hilli perdió la vida el pasado miércoles 5 de septiembre en una carretera de los alrededores del camping Le Solitaire du Lac, junto al lago Annecy, al noreste de Francia. En el interior del vehículo se encontraron los cadáveres del padre de la familia Saad, su esposa Iqbal y la madre de esta, de 74 años. Junto al coche se encontró también un cuarto cuerpo, el del ciclista francés Sylvain Mollier, de 45 años.

La policía británica continúa las investigaciones en colaboración con la francesa. Ayer, el fiscal Eric Maillaud ofreció una nueva rueda de prensa en la que informó que las líneas en las que trabajan son el posible conflicto familiar por una herencia, el empleo de Saad al-Hilli (dueño de una empresa de informática) o Irak, país del que eran originarias las víctimas.