Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CIVIL EN SIRIA

Las fuerzas de El Asad comienzan a tomar el control del norte de Siria

Annan negocia a todas las bandas para detener las matanzas en el país

La ONU asegura que los desplazados internos en el país árabe superan ya las 200.000

Kofi Annan y Recep Tayyip Erdogan, la mañana del martes en Ankara.
Kofi Annan y Recep Tayyip Erdogan, la mañana del martes en Ankara. AFP

La constante avanzada de las fuerzas leales al presidente sirio Bachar el Asad -respaldada por el fracaso diplomático internacional para frenar la violencia- parece estar rindiendo frutos. El derramamiento de sangre se extiende ahora a Idlib, en la frontera con Turquía, que hoy ha sufrido su tercer día de fieros combates y bombardeos, que según fuentes opositoras han dejado casi un centenar de muertos. Idlib, que durante meses ha estado en manos de militares disidentes del régimen, está a punto de ser tomada tomada por las fuerzas de El Asad, tal como pasó con Homs hace unos días.

La situación en el país es cada vez más crítica. La cifra de desplazados se multiplica poco a poco. Naciones Unidas ha informado de que más de 200.000 personas han abandonado sus viviendas, pueblos y ciudades para huir de la violencia. Se sabe poco de lo que sucede realmente en el interior de Siria debido al acceso más que limitado de los periodistas al país. Para conocer un poco más, Kyung-wha Kang, vicecomisionado de la ONU para los Derechos Humanos, ha anunciado que enviará a monitores a los países limítrofes con Siria (Jordania, Turquía, Líbano...) "para documentar las atrocidades".

Rusia y China ya han vetado dos resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas

A esto se suma una denuncia de Human Rights Watch (HRW) de que el régimen sirio ha instalado minas terrestres antipersonales junto a sus fronteras con el Líbano y Turquía, las principales vías utilizadas por los refugiados para escapar de la violencia. Las minas, que ya han causado varios heridos entre los civiles, fueron colocadas en las últimas semanas y meses, según un comunicado divulgado por la organización pro derechos humanos, que cita numerosos testimonios de testigos y expertos sirios en desminado.

La ofensiva sobre Idlib se está desarrollando mientras las maniobras diplomáticas siguen estancadas. Kofi Annan, enviado de Naciones Unidas y de la Liga Árabe para el conflicto de Siria, persiste en su intención de arrancar un acuerdo al régimen de Bachar el Asad y a la oposición para detener la violencia rampante. Annan se ha reunido esta mañana en Ankara con el líder del Consejo Nacional Sirio, Burhan Ghaliun. Apenas trascendió nada de la reunión. Ghaliun se ha limitado a decir que Annan persigue un acuerdo político y diplomático, y que de no lograrse, varios Gobiernos extranjeros deberían suministrar armamento a los rebeldes contra el régimen. El ex secretario general de Naciones Unidas solo dijo que espera que Damasco responsa a sus "propuestas concretas".

Annan se entrevistó durante el fin de semana con Bachar el Asad después de hacerlo en El Cairo con los dirigentes de la Liga Árabe y con el responsable de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov. Casi nada trascendió de aquel encuentro. Fue el embajador de Siria en Moscú quien explicó que la conversación versó sobre "cinco principios" para un acuerdo. Rusia y China ya han vetado dos veces resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas alegando que solo se atribuye la violencia a las fuerzas militares y a los matones del régimen. Y por una segunda razón: el borrador de resolución exigía que El Asad abandonara el poder como premisa para iniciar las negociaciones políticas.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado que el grupo de 50 países autodenominado "Amigos de Siria" —fundamentalmente los países occidentales y Estados árabes— planea celebrar el 2 de abril su segunda reunión tras la que tuvo lugar en Túnez a finales de febrero. "El mundo debe mandar un mensaje claro y unido para frenar las masacres", declaró Annan, quien añadió que eso no se logrará en un día.

Entre los insurrectos sirios no ha sentado nada bien la iniciativa del mediador internacional, que contempla la posibilidad de que las negociaciones se lleven a cabo entre el régimen, con El Asad a la cabeza, y la desorganizada oposición. de no fructificar, Ghaliun tiene claro cuál es la única vía para los insurgentes: "Hay países", afirmó, "que ofrecen armas a la oposición". Por el momento, el Consejo Nacional Sirio ha firmado un acuerdo con el Ejército Libre de Siria --compuesto por civiles y desertores de las Fuerzas Armadas, unos 25.000 hombres-- para financiar su logística y la compra de armamento ligero.

En estas circunstancias, el régimen ha reaccionado con una propuesta abocada al rechazo de la oposición o al desprecio. La página web del Parlamento informa de que han sido convocadas elecciones legislativas para el 7 de mayo, después de la aprobación en referéndum de una nueva Constitución que garantiza, sobre el papel, el pluripartidismo. Los rebeldes rechazan tajantemente que Bachar el Asad, que llegó al poder en el año 2000, pueda encabezar dichas reformas democráticas.

Asimismo, hoy se ha conocido que Mustafá Tlass, exministro de Defensa y uno de los pilares del régimen, se encuentra en París con parte de su familia, informa Ignacio Cembrero. Según fuentes de la oposición en comentarios a France Presse, el general está en la capital francesa desde el domingo pasado y no ha desertado.