Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una tienda alemana de ropa neonazi cambia su nombre tras un escándalo

La apertura de Brevik, nombre parecido al asesino noruego Anders Breivik, en Chemnitz, provoca indignación en Alemania

Trabajadores cambian el nombre de una tienda de ropa Thor Steiner, popular entre los neonazis alemanes, hoy en Chemnitz.
Trabajadores cambian el nombre de una tienda de ropa Thor Steiner, popular entre los neonazis alemanes, hoy en Chemnitz. REUTERS

La tienda ya no se llama “Brevik”, sino Tønsberg. El gran eco mediático y los anuncios de protesta ciudadana han hecho que la marca de ropa Thor Steinar cambie el nombre de su tienda en el centro de Chemnitz, (este de Alemania). Un empleado de la empresa Mediatex en Mittenwalde (Brandeburgo) ha asegurado a este periódico que el parecido entre el nombre de la tienda y el del asesino confeso de Utoya (Noruega), el ultraderechista Anders Breivik, “es mera coincidencia”. Han tardado varios días en percatarse, acuciados por las críticas de los vecinos y de diversos partidos de izquierda. Thor Steinar es una de las marcas preferidas por los neonazis alemanes. Lo que venden en la rebautizada boutique de Chemnitz no cambia: sudaderas, camisetas, forros polares y accesorios para gente de ideología ultra.

El aprecio entre los neonazis responde a la estrategia comercial de la compañía. Adornan sus productos con dibujos de runas nórdicas o seudonórdicas que recuerdan el gusto de una parte del movimiento nazi por las antiguas mitologías vikingas o germánicas. Tienen lencería femenina con runas bordadas y polos de la Expedition Ostafrika. También una camiseta del National Park Berchtesgaden, la región bávara donde Adolf Hitler tenía su residencia de verano. “Aire fresco y buen humor”, dice la estampación.

¿Otra casualidad? El empleado de Mediatex, que prefiere no dar su nombre, rechaza que “tenga nada que ver con lo de Breivik”. “Resulta”, dice, “que hay un parque natural en Berchtesgaden”. Pero nationalpark se escribe en una sola palabra. “Eso será con la nueva ortografía”, replica sin empacho. Horas antes, otra voz masculina en Mediatex declinaba hablar con la prensa. “Por principio”.

Hay 13 tiendas exclusivas de Thor Steinar en Alemania, de las cuales 11 están en el este. En Berlín tienen dos. La de Friedrichshain, próxima a la turística Puerta de Fráncort al este de la ciudad, está protegida por una sólida persiana metálica llena de manchas de pintura. Sus dependientes suelen vigilar la entrada con cara de pocos amigos. Cuando cierran la puerta queda claro por qué: tienen las lunas destrozadas. Por dentro, es un establecimiento amplio con un gran surtido de ropa estampada con patrióticos bosques, garabatos de inspiración pagana y otras referencias a la ideología del cliente.

En un comunicado de prensa publicado hoy, Mediatex sostiene que bautizan sus tiendas con nombre de localidades noruegas. La de Brevik, al sur del país, existe. De hecho, Thor Steinar ya tuvo una tienda llamada Brevik, que cerró hace unos años en Hamburgo.

Pero los vecinos y los políticos de Chemnitz no creían que el parecido entre Brevik y Breivik fuera casualidad y llamaron a protestar contra la nueva boutique de neonazis en la zona comercial de su ciudad. No querían ver a diario una tienda cuyo nombre homenajee al asesino de 77 personas , entre ellas decenas de jóvenes socialdemócratas, en Noruega. El edificio rosado del centro de Chemnitz en el que hace esquina ya tiene su nuevo rótulo, entre las manchas de bolsas de pintura

La intención de la compañía es afianzar así su reputación entre los consumidores con ideología ultra o directamente nazi. La elección de Brevik como nombre para una tienda sería coherente con este concepto. También hería la sensibilidad de millones de personas. La portavoz del ayuntamiento de Chemnitz, Katja Uhlemann, lo considera una provocación “insoportable”. Para mayor perjuicio de la reputación de la ciudad, la empresa de ropa neonazi ha elegido el barrio de Brühl, una de las zonas preferidas por los jóvenes que vienen de fuera para estudiar en la ciudad sajona. El ayuntamiento busca maneras de dificultar la presencia de Thor Steinar en el centro de su ciudad.