Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de seguidores donan dinero en apoyo a Ai Weiwei

El artista tiene que pagar 1,7 millones de euros por evasión de impuestos

Hasta el momento ha recaudado 600.000 euros

La colecta inquieta a las autoridades, que la tildan de ilegal

Ai Wei Wei, en su estudio de Pekín el pasado junio.
Ai Wei Wei, en su estudio de Pekín el pasado junio. AFP

Miles de personas han decidido salir en apoyo del artista y disidente chino Ai Weiwei, quien el martes de la semana pasada recibió orden de las autoridades de pagar 1,7 millones de euros (15 millones de yuanes) por una supuesta evasión de impuestos por parte de la compañía para la que trabaja como diseñador. Más de 18.800 personas le habían enviado hasta este lunes un total de 600.000 euros, según declaró el artista, para ayudarle a hacer frente a lo que críticos y activistas consideran un castigo del Gobierno por su disidencia.

El dinero llega por transferencias, pero algunos se lo han llevado a su casa

El dinero ha llegado por medio de transferencias bancarias, pero algunos simpatizantes también se han acercado al estudio de Ai Weiwei en las afueras de Pekín y lo han entregado en metálico o lo han arrojado por encima del muro de su jardín, hecho una bola, plegado como aviones, e incluso tras haber envuelto con los billetes una fruta.

Ai ha asegurado que no considera el dinero donaciones sino préstamos, y ha prometido que lo devolverá, para lo que ha pedido a los contribuyentes que guarden el recibo de las transferencias. “Esto muestra que un grupo de gente que quiere expresar su opinión está utilizando su dinero para votar”, ha dicho, informa Associated Press. “Esto muestra que en la era de Internet, la sociedad tiene su propio juicio y sus propios valores. La gente está utilizando estos métodos para reexaminar la acusación de que ha evadido impuestos”.

El Gobierno trata de desacreditar la iniciativa, que supone un rechazo de miles de personas contra la represión

Ai, un controvertido creador de 54 años, conocido, entre otros, por su papel en el diseño del estadio olímpico de Pekín –el Nido de Pájaro-, fue detenido el pasado 3 de abril, y permaneció en manos de las autoridades sin cargos durante 81 días. Fue liberado el 22 de junio, bajo fianza, tras numerosas protestas internacionales de artistas, gobiernos occidentales y activistas. Las autoridades le acusaron de delitos económicos. Su desaparición se produjo en medio de una ola de detenciones de activistas, ante el miedo del Gobierno al contagio de las revoluciones ocurridas en el norte de África y Oriente Medio.

La campaña de apoyo económico a Ai Weiwei supone un nuevo quebradero de cabeza para las autoridades, ya que el envío de dinero de forma abierta no sólo es un respaldo para el artista sino una muestra de rechazo de miles de personas contra el Gobierno. La semana pasada, Ai dijo que hasta la fecha no había recibido ninguna evidencia de la supuesta evasión de impuestos, e insistió que Beijing Fake Cultural Development, la empresa que supuestamente no pagó lo que debía, no la dirige él ni está a su nombre.

En la campaña están colaborando conocidos activistas disidentes
del régimen chino

El Gobierno ha intentado desacreditar y minimizar la iniciativa -que se ha extendido como la pólvora por el sitio de mensajes cortos en Internet Weibo-, ante la imposibilidad de ocultarla. El diario Global Times, ligado al Diario del Pueblo –órgano oficial del Partido Comunista Chino-, ha señalado en un editorial, citando a expertos, que Ai podría estar llevando a cabo una “colecta ilegal” de fondos por aceptar contribuciones para hacer frente a la factura de impuestos que tiene que pagar como muy tarde el 15 de noviembre. También ha afirmado que el movimiento no representa a la mayoría de la población china. “Es totalmente normal que un cierto número de gente le muestre su apoyo con donaciones. Pero esta gente supone un número extraordinariamente pequeño cuando se compara con el total de la población china”.

La campaña de respaldo a Ai Weiwei de forma abierta -las transferencias van con nombre y apellido- es algo fuera de lo común en este país, por el riesgo de represalias al que se enfrentan en China quienes apoyan a los críticos del Gobierno.

Entre quienes han enviado dinero, hay algunos prominentes activistas, como Ai Xiaoming, una profesora de la universidad Zhongshan, en Guangzhou (Cantón), que ha recolectado 400.000 yuanes, y Hu Jia, quien salió de la cárcel en junio pasado tras cumplir una condena de tres años y medio por “subversión del poder del Estado”. Hu ha dicho que ha donado 1.000 yuanes a Ai para mostrar su “gran gratitud y respeto por lo que ha hecho”. Los blogs chinos han censurado el nombre del artista, y algunos de los mensajes referidos a él han sido eliminados.

Más información