Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Puerta del Sol se traslada a Wall Street

La convocatoria del sábado, inspirada en el movimiento 15-M, ha conseguido por ahora dormir en el distrito financiero de Nueva York, todo un reto

"Tras la primavera árabe y la revolución española, puede que haya llegado la hora del otoño americano". Gary Louisa, un neoyorquino de 21 años, en paro, "sin posibilidades de pagar estudios universitarios porque los préstamos de los bancos tienen intereses disparatados", lo sugería esta mañana en el parque Zuccotti de Nueva York, el lugar escogido por los indignados estadounidenses para iniciar una protesta cuyas repercusiones a medio y largo plazo aún no pueden predecirse.

En la corta distancia sí hay algunas cosas claras: la convocatoria del sábado Occupy Wall Street, inspirada en el movimiento 15-M y dirigida a construir una Puerta del Sol neoyorquina en la que dejar constancia de su hartazgo ante la situación política y económica de su país y desde donde construir propuestas de cambio, consiguió su primer objetivo, dormir en el distrito financiero de Nueva York, que no es poco ya que, tras el 11-S, esta urbe es una de las más vigiladas del planeta.

"En Nueva York te pueden arrestar por estar en un parque público pasadas las diez de la noche, así que esto es un reto"

Fueron 296 personas las que se atrevieron a acampar en este parque público pero de propiedad privada, del que los dueños, una empresa inmobiliaria, les habrían echado inmediatamente sino fuera porque "era sábado y había demasiada burocracia de por medio", explica Matt. Él es uno de los miembros de la Asamblea NYC, bajo la que se agrupan personas de todo tipoque desde primeros de agosto se preparaban para su 15-M, en este caso 17-S. Jóvenes estudiantes y jóvenes en paro, más gente que comenzó a unirse entre ayer y hoy, que han visto como sus coetáneos tomaban las calles en otros países y han decidido emular la protesta y sus métodos. Porque en el parque Zuccotti hoy ya había comisión de seguridad, comisión de limpieza, y por supuesto de comida -"la gente puede hacer donaciones online a los comercios cercanos y ellos nos traen la comida a domicilio" explicaba uno de sus miembros frente a cuatro pizzas recién horneadas-.

Pero lo realmente complicado para los indignados neoyorquinos es dónde y cómo va a seguir la protesta, que nace con dificultades logísticas mucho mayores que las de los españoles. "En Nueva York está prohibido que 20 personas se congreguen en la calle sin permiso y te pueden arrestar por estar en un parque público pasadas las diez de la noche, así que esto es un reto" comentaba Matt frente a una pancarta con el orden del día de la asamblea, que arrancaría por la tarde para decidir qué pasos dar. Junto a él había gente como Louisa, que se había unido al movimiento por la mañana, tras enterarse por Internet, y quien con su saco de dormir al hombro, y sin conocer a nadie, explicaba por qué quería estar allí: "Mi padre trabajó en la Zona Cero como soldador y murió de un cáncer provocado por lo que respiró. Se arruinó pagando las facturas del hospital. Este país no hizo nada por él y no está haciendo nada por mí. Yo tengo que elegir entre comer o ir al dentista, y hace tres años que escojo comer. Estoy en paro pero cuando trabajaba cobraba menos que mi padre hace 20 años. Vamos hacia atrás, no hacia delante. Y la situación es global. La gente corriente está harta de mentiras. Por eso hoy dormiré en Wall Street".