Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía británica mata a un joven de 20 años con una pistola eléctrica

Es la primera víctima en Reino Unido con una 'taser' desde 2006

Un hombre de 20 años murió ayer en el hospital después de recibir un disparo de una pistola eléctrica de la policía en la tarde de ayer. Los agentes acudieron el martes al barrio de Barrow, en Cumbria (norte de Inglaterra), tras recibir una llamada que alertaba de desórdenes. Para reducir a uno de los supuestos implicados utilizaron una pistola taser. Tras ser detenido, el joven aseguró sentirse mal y fue trasladado al hospital, donde murió a las diez de la noche, hora española, informa el diario The Guardian.

El suceso ocurre cuando el país se recupera de la oleada de disturbios y saqueos de la semana pasada que tuvieron su origen en la muerte, todavía sin explicar, de un joven en un enfrentamiento con la policía. La última víctima de una de estas armas fue un hombre en octubre de 2006.

Un amigo de la víctima asegura que el fallecido trabaja en los pub de la zona y que tenía novia y dos hijos, de cuatro y dos años y medio respectivamente. "Fui al hospital anoche y allí estaba su madre, que no sabía por qué había sido disparado ni qué había pasado".

Un portavoz de la policía de Cumbria ha confirmado que los agentes acudieron a un aviso y que durante la detención del joven la taser fue disparada.

El dueño del gimnasio que solía frecuentar el fallecido, que no ha sido identificado oficialmente pero que responde al nombre de Dale Burns, le ha calificado de "buen tío" y ha asegurado que estaba completamente entregado al deporte.