Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sondeo de Iowa se cobra la primera víctima republicana en la carrera presidencial

La congresista Michele Bachmann consolida su candidatura al imponerse en la primera consulta a las bases del partido

Faltan seis meses para el inicio oficial de las primarias presidenciales de EE UU de 2012, y el campo republicano ya ha registrado su primera baja. Se trata del exgobernador de Minnesota Tim Pawlenty, que al quedar tercero en una elección no vinculante y meramente orientativa mantenida el sábado en Iowa ha decidido abandonar su candidatura, según ha anunciado en una conferencia telefónica con votantes.

Fue Michele Bachmann, favorita del Tea Party y congresista por el mismo Estado que Pawlenty, quien, con un 29% de los votos, ganó el sondeo mantenido en la localidad de Ames, en Iowa. Ron Paul, candidato libertario, que se presenta por segunda vez consecutiva, quedó segundo, con un 28%. Pawlenty fue tercero, con un 14% de los votos.

"El electorado busca algo diferente", ha asegurado Pawlenty en una entrevista en el programa This Week de la cadena televisiva ABC. "Hay otras candidaturas ahí afuera con más tracción que la mía". Hasta la fecha, Pawlenty había recaudado un millón de dólares (705.000 euros) para su campaña. El exgobernador ha anunciado que pedirá el voto para uno de sus contrincantes, pero aún no ha anunciado a quién.

El jueves, en un debate electoral, Pawlenty dirigió duras críticas contra Bachmann, que en las últimas semanas ha ido amasando apoyos hasta convertirse en una de las candidatas más populares. La congresista, que fundó el grupo del Tea Party en la Cámara de Representantes, apela a la base socialmente conservadora que Pawlenty quiso ganarse, sin éxito. La entrada el sábado del gobernador de Tejas, Rick Perry, en la contienda ha sido otro factor determinante para la retirada de Pawlenty.

Pawlenty, muy popular en su Estado, ganó prominencia nacional en 2008 cuando John McCain le tanteó para que fuera su candidato a la vicepresidencia, un puesto que acabó recayendo en Sarah Palin. Este año fue uno de los primeros republicano en anunciar su pretensión de encabezar la candidatura republicana. Y ha sido el primero en retirarla.

Victoria de Bachman

La congresista por Minnesota y favorita del movimiento radical Tea Party Michelle Bachmann consolidó ayer su candidatura con una ajustada victoria en las primarias no vinculantes de Iowa. Esas elecciones, que marcan el arranque de la precampaña, no ofrecen ninguna garantía al ganador respecto a los comicios de 2012, pero ayudan a consolidar apoyos y proyectar candidaturas en la escena nacional. De ellas, el de Bachmann ha surgido como un nombre a considerar por los votantes y los demás candidatos del campo republicano.

Con 4.823 votos, Bachmann dejó en segundo lugar a Ron Paul, que obtuvo 4.671. Paul se ha presentado ya a las elecciones presidenciales en dos ocasiones. Su discurso es el de un libertario extremo: pide que el Estado se inhiba de interferir en las vidas de los ciudadanos hasta el punto de que ha pedido abiertamente que se deje a Irán en paz, aunque desarrolle reactores nucleares, y que se traigan a casa todas las tropas en el extranjero. En su utópica campaña de 2008 consiguió electrizar a los votantes más jóvenes del partido, aunque se retiró a cinco meses de las elecciones.

Los comicios, celebrados en la localidad de Ames, solo se convocan si no hay un republicano en la Casa Blanca o si el que hay no se presenta a la reelección. En los últimos 32 años ha habido seis elecciones. De ellas, sólo en dos ocasiones el ganador ha acabado por obtener la nominación republicana: Bob Dole en 1995 y George W. Bush en 1999. De ambos, sólo Bush llegó a la Casa Blanca.

Bachmann, de 55 años, es representante por Minnesota desde 2007. Ha sido una de las principales detractoras de los demócratas en el Congreso y la Casa Blanca. La suya ha sido una actividad legisladora eminentemente centrada en detener las reformas del presidente Obama. En un debate mantenido el jueves admitió que su mayor logro en los pasados cuatro años ha sido aprobar la llamada Ley de Libertad de Elección de Bombillas.

Devota luterana, antiabortista y opuesta a los derechos de los gais; Bachmann tiene cinco hijos pero en cualquier entrevista recuerda que ha participado en programas de acogida a menores sin hogar y que por su casa han pasado otros 23 niños. En la campaña que ha emprendido en estos pasados días en Iowa dos han sido sus principales promesas: derogar la ley de reforma sanitaria de Obama y hacer que éste se convierta en un candidato de una sola legislatura.

Bachmann es muy popular entre el Tea Party. Fue ella, de hecho, quien fundó el grupo de esa organización radical dentro del Partido Republicano en la Cámara de Representantes. Ayer entró en la contienda el gobernador de Tejas, Rick Perry, también con mucho predicamento entre ese grupo ultraconservador.

La congresista por Minnesota y favorita del movimiento radical Tea Party Michelle Bachmann consolidó este sábado su candidatura con una ajustada victoria en las primarias no vinculantes de Iowa. Esas elecciones, que marcan el arranque de la precampaña, no ofrecen ninguna garantía al ganador respecto a los comicios de 2012, pero ayudan a consolidar apoyos y proyectar candidaturas en la escena nacional. De ellas, el de Bachmann ha surgido como un nombre a considerar por los votantes y los demás candidatos del campo republicano.

Con 4.823 votos, Bachmann dejó en segundo lugar a Ron Paul, que obtuvo 4.671. Paul se ha presentado ya a las elecciones presidenciales en dos ocasiones. Su discurso es el de un libertario extremo: pide que el Estado se inhiba de interferir en las vidas de los ciudadanos hasta el punto de que ha pedido abiertamente que se deje a Irán en paz, aunque desarrolle reactores nucleares, y que se traigan a casa todas las tropas en el extranjero. En su utópica campaña de 2008 consiguió electrizar a los votantes más jóvenes del partido, aunque se retiró a cinco meses de las elecciones.

Los comicios, celebrados en la localidad de Ames, sólo se convocan si no hay un republicano en la Casa Blanca o si el que hay no se presenta a la reelección. En los últimos 32 años ha habido seis elecciones. De ellas, sólo en dos ocasiones el ganador ha acabado por obtener la nominación republicana: Bob Dole en 1995 y George W. Bush en 1999. De ambos, sólo Bush llegó a la Casa Blanca.

Bachmann, de 55 años, es representante por Minnesota desde 2007. Ha sido una de las principales detractoras de los demócratas en el Congreso y la Casa Blanca. La suya ha sido una actividad legisladora eminentemente centrada en detener las reformas del presidente Obama. En un debate mantenido el jueves admitió que su mayor logro en los pasados cuatro años ha sido aprobar la llamada Ley de Libertad de Elección de Bombillas.

Devota luterana, antiabortista y opuesta a los derechos de los gais, Bachmann tiene cinco hijos pero en cualquier entrevista recuerda que ha participado en programas de acogida a menores sin hogar y que por su casa han pasado otros 23 niños. En la campaña que ha emprendido en estos pasados días en Iowa dos han sido sus principales promesas: derogar la ley de reforma sanitaria de Obama y hacer que éste se convierta en un candidato de una sola legislatura.

Bachmann es muy popular entre el Tea Party. Fue ella, de hecho, quien fundó el grupo de esa organización radical dentro del Partido Republicano en la Cámara de Representantes. Ayer entró en la contienda el gobernador de Tejas, Rick Perry, también con mucho predicamento entre ese grupo ultraconservador.