Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi retira la ley a medida incluida en el ajuste financiero

El primer ministro cede a las presiones de la Liga y de su ministro de Economía y culpa a la oposición de un "montaje vergonzoso"

Silvio Berlusconi ha decidido hoy retirar la norma a medida que incluyó de tapadillo en el decreto ley del ajuste financiero con el objetivo de salvar a su empresa, Fininvest, de pagar una millonaria indemnización a CIR, el grupo editor de La Repubblica. "Es una norma justísima", ha dicho Berlusconi, "pero la retiramos por el vergonzoso montaje que ha organizado la oposición".

Lo cierto es que la medida, que había sido considerada como la ley a medida número 20 aprobada por Berlusconi en 17 años, había sorprendido incluso a sus colaboradores más cercanos. Su abogado de confianza, Niccoló Ghedini; su socio más leal, Umberto Bossi, y varios ministros del habían reaccionado con desconcierto a la revelación de que en el ajuste financiero pactado por Roma con Bruselas, y aprobado el viernes en consejo de ministros, alguien coló de tapadillo durante el fin de semana una pequeña norma diseñada para suspender el pago de la indemnización de 750 millones que Fininvest, la empresa de Berlusconi, debe abonar a CIR.

La Liga del Norte afirmó hoy estar "estupefacta" por la inclusión de una manda privada en el ajuste, e hizo saber que los tres ministros de su formación "no vieron" el polémico apartado final del artículo 37 en el decreto ley. Por su parte, el ministro de Economía, Giulio Tremonti, anuló de forma precipitada la conferencia de prensa que debía dar en Roma junto a otros cuatro ministros para explicar los detalles de un ajuste que trata de equilibrar las cuentas del Estado recortando unos 50.000 millones de euros en los próximos cuatro años.

El motivo oficial esgrimido por Tremonti para suspender la presentación fue el "mal tiempo", un sarcasmo que evidenciaba todo su malestar. Según explicó La Repubblica, Tremonti se enteró el lunes de que la norma 'salva Fininvest' había sido incluida en el decreto antes de que palacio Chigi (presidencia del Gobierno) lo enviara al presidente de la República para su firma.

La cláusula 'salva Fininvest' modificaba dos artículos de la ley de procedimiento civil y ordenaba a los jueces suspender hasta la tercera y última instancia judicial, es decir el Tribunal Supremo, la ejecución de las indemnizaciones superiores a 20 millones de euros.

La norma beneficiaba en exclusiva a Fininvest, que en 2009 fue condenada en primera instancia por un tribunal civil a pagar a CIR una multa de 750 millones de euros para resarcir los daños y el lucro cesante provocados por la decisión del juez que arbitró el litigio conocido como Laudo Mondadori a favor de Fininvest. Los tribunales penales consideraron probado en su día que varios abogados de Berlusconi sobornaron al juez Metta para que dictara el laudo a su favor.

La sentencia de Apelación de la condena se espera para el día 9, y deberá decidir también si es justo el peritaje que rebajó la indemnización a una cifra de entre 440 millones y 490 millones. Berlusconi ha dicho hoy que confía en que Apelación le dará la razón.

Fuentes del ministerio de Economía habían afirmado hoy a La Repubblica que la norma fue inserida por Berlusconi junto al ministro de Justicia, Angelino Alfano, y el abogado del jefe de Gobierno, Niccolò Ghedini: "La han cocinado ellos". Pero Ghedini negó tener nada que ver en el asunto: "No sé nada, no la he escrito yo, no me ocupo de derecho civil sino de penal. No tengo nada qué decir", afirmó.

El presidente de la República, Giorgio Napolitano, había presionado también para la retirada de la norma afirmando que solo firmaría el decreto en el "momento oportuno".