El primer ministro japonés supera una moción de censura por el tsunami

Naoto Kan, que apenas lleva un año al frente del Gobierno, se garantiza una tregua de meses

La promesa de que dejará el Gobierno tan pronto como el país comience a recuperarse de la crisis desatada por el tsunami y Fukushima ha permitido al primer ministro japonés, Naoto Kan, superar hoy la moción de censura que le presentó ayer la oposición. Kan, que apenas lleva un año en el poder, tuvo que sofocar antes la rebelión en sus filas. Varios diputados del Partido Democratico de Japón (PDJ) habían amenazado con apoyar la moción de censura para forzar la salida de Kan.

La gestión de Kan en la peor crisis que sufre el país desde la Segunda Guerra Mundial ha sido muy criticada tanto por la oposición como por su partido. Numerosos miembros del PDJ consideran que ha llegado la hora de que gente más joven se haga cargo del partido para devolver la ilusión a un país hundido en una crisis tras otra desde hace 20 años.

Más información
Naoto Kan, el hiperpragmático
Dimite el ministro de Reconstrucción japonés tras nueve días en el cargo

La moción la ha ganado por 293 votos frente a 152, después de que algunos de los diputados rebeldes se ausentaran de la Dieta de 480 escaños. Otros simplementeno votaron. Kan ha logrado convencerles de la necesidad de un mínimo de estabilidad política para hacer frente a la tragedia del tsunami del pasado 11 de marzo, que ha causado la muerte y desaparición de casi 30.000 japoneses. Además, cerca de 100.000 permanecen desplazados en hoteles, viviendas y refugios provisionales, sobre todo por la fuga de radiactividad de la central de Fukushima, que obligó despoblar un área de 20 kilómetros a la redonda.

"No tiene ni habilidad ni capacidad para ni tan siquiera unir a su propio partido. Váyase. Cuando se vaya, tendremos muchas posibilidades de unir y revitalizar Japón más allá de las líneas partidistas", le espetó el líder del Partido Liberal Democrático (PLD), principal partido de la oposición, Sadakazu Tanigaki, informa BBC en su página web.

Naoto Kan, de 64 años, llegó a la jefatura del Gobierno el pasado 8 de junio, convirtiéndose en el quinto primer ministro de Japón en cinco años.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Kan no ha especificado la fecha en que piensa dejar el Gobierno. Se ha limitado a pedir unos meses más hasta que el grueso de la reconstrucción se haya completado. TEPCO, la operadora eléctrica que gestiona Fukushima, reconoció el mes pasado que la crisis fue mucho peor de lo que dijo en un principio, pero insistió en que en enero próximohabrá conseguido la parada en frío de la central -cuatro de cuyos seis reactores resultaron dañados cuando el tsunami destrozó el sistema de refrigeración de éstos-. Con la parada en frío se pondrá fin al peligro que Fukushima sigue representando.

Una reciente encuesta del Centro de Investigación Pew señala que el 79% de los japoneses considera que el Gobierno ha gestionado mal o muy mal la crisis nuclear. Sin embargo, la población tuvo un comportamiento ejemplar y demostró el más alto civismo evitando el pánico e impulsando el apoyo mutuo.

Kan se ha comprometido a reducir la dependencia de Japón de la energía nuclear. La operadora de la central de Hamaoka, una de las más antiguas de Japón, situada a unos 200 kilómetros al sur de Tokio y también en una zona muy sísmica, decidió cerrar definitivamente la planta. Fukushima tampoco volverá a abrirse.

Naoto Kan, primer ministro de Japón, en una rueda de prensa.
Naoto Kan, primer ministro de Japón, en una rueda de prensa.REUTERS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS