Tres muertos y un centenar de heridos en los violentos enfrentamientos en Yemen

Las fuerzas de seguridad reprimen a tiros las manifestaciones contra el presidente Salé

Manifestantes antigubernamentales trasladan a un herido durante los choques con la policía.
Manifestantes antigubernamentales trasladan a un herido durante los choques con la policía.MUHAMMED MUHEISEN (AP)

Al menos tres personas han muerto y cientos de personas han resultado heridas hoy durante unos enfrentamientos en Saná y Taiz entre partidarios y opositores del presidente yemení, Alí Abdulá Salé, cuya postura se mantiene inquebrantable, negando su salida de la presidencia y llamando a la oposición a sentarse en una mesa de diálogo.

"Repetimos nuestra invitación para que se sienten en una mesa de diálogo y les llamamos a que contengan la violencia", ha dicho el presidente Salé en un discurso en respuesta a la mediación propuesta por el Consejo de Cooperación del Golfo, que se ha postulado para hacer de interlocutor entre las dos partes. La oposición ha reiterado que la única salida a la crisis política es la marcha del presidente Salé.

Más información
17 muertos en la represión de nuevas protestas en Yemen
Dos muertos y 400 heridos por la represión en Yemen
El presidente de Yemen destituye al Gobierno en pleno
El Gobierno de Yemen espera lograr hoy un acuerdo de transición

La postura del diálogo propuesta por Salé choca con la nueva jornada de violencia y represión que ha vivido el país. Los hechos más graves tuvieron lugar en la capital Saná. Varios testigos citados por EFE han narrado como miembros de la tribu Shabuan, a la que pertenece Salé, acompañados de guardaespaldas armados, intentaron acceder a la Plaza Al Tagir ("el cambio", en árabe), donde se concentraban miles de manifestantes, para mediar en el conflicto entre el régimen y la oposición. Cuando se aproximaban a uno de los accesos a la plaza, controlados por militares seguidores del hermanastro de Salé, Ali Mohsen, que se unió a las filas de la oposición hace dos semanas, se ha producido un tiroteo entre los soldados y los guardaespaldas. Al número de fallecidos hay que añadir los 115 heridos que se han registrado solo en la capital.

El otro escenario de la brutal represión ha sido la ciudad de Taiz, al sur de Saná, donde ayer 17 personas murieron por disparos de las fuerzas del orden. Cientos de personas han resultado heridas en los enfrentamientos a lo largo de la mañana, según Reuters. Cientos de efectivos de seguridad han atacado a las decenas de miles de manifestantes, mientras hombres armados que, según los testigos citados por Efe, serían policías de paisano, han ayudado a reprimir la protesta con palos y dagas. Los manifestantes, que piden la dimisión del presidente yemení, que lleva 32 años en el poder, han respondido lanzando piedras contra las fuerzas de seguridad.

Condena de la UE a la represión

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Desde el pasado 27 de enero, Yemen registra manifestaciones contra Salé, que han ganado intensidad a partir de mediados de febrero. Ante la escalada de violencia en Yemen, hoy la Unión Europea ha urgido al presidente Salé a poner fin a la violencia contra los manifestantes y a iniciar de forma inmediata el proceso de transición hacia un régimen democrático. La Alta Representante de Relaciones Exteriores de la UE, Catherine Ashton, ha expresado en un comunicado su "profunda preocupación" por la represión violenta de las protestas ocurridas en las principales ciudades del país en los últimos días.

"Al contrario de anteriores compromisos realizados, no se está garantizando la libertad de expresión ni la seguridad de los manifestantes pacíficos", ha denunciado Ashton. La alta representante ha explicado que la semana pasada habló personalmente con el presidente yemení, a quien reclamó que cumpliera esos compromisos y ordenara a las fuerzas responsables "el cese inmediato de la violencia". Ashton, que ha pedido al gobierno yemení y las fuerzas de seguridad el respeto y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales, se ha mostrado también preocupada por "el deterioro de la seguridad y de la situación económica". "Reitero mi llamamiento al inicio de una transición política ordenada para resolver la actual crisis y a preparar la vía para las reformas", ha explicado la alta representante.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS