Calderón urge reducir la desigualdad social como reto para Latinoamérica

El presidente de México señala la necesidad de generar oportunidades de empleo para los jóvenes durante el encuentro 'México, puerta de América', organizado por EL PAÍS y Bancomer

El presidente de México, Felipe Calderón, clausuró este miércoles el foro México, puerta de América que, organizado por EL PAÍS con la colaboración de BBVA Bancomer, se celebró en el Distrito Federal con la participación de representantes de las principales empresas españolas. Calderón encerró en dos preguntas los grandes desafíos de América Latina: "¿Cómo cerrar más rápidamente las brechas de desigualdad que dividen a nuestras sociedades? ¿Cómo generar las oportunidades de empleo bien remunerado que demandan los jóvenes?". El presidente mexicano enumeró lo que su Gobierno ya ha desarrollado para responder a esos retos: inversión en educación, desarrollo de infraestructura y simplicación de los trámites burocráticos para las empresas. Además, presumió de uno de los logros con los que se siente más satisfecho: "Parte del desafío de desarrollar el valor humano consiste en promover la equidad en el acceso a la salud. En 2000 sólo 45 millones de mexicanos estaban afiliados a algún esquema público de salud, hoy son 94 millones y muy pronto alcanzaremos la cobertura universal".

Antes, el desarrollo del foro quedó marcado por una frase pronunciada por Ignacio Deschamps, presidente y director General de BBVA Bancomer: "México está condenado a crecer". Aun sin ocultar las asignaturas pendientes, todos los ponentes coincidieron en que existen suficientes indicadores para sostener que nunca América Latina había estado en mejor posición para despegar. Y, como no podía ser de otra manera, la crisis -o su forma de salir de ella- planeó por la sala.

Augusto de la Torre, economista jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, rescató una frase del pasado para escenificar que algo ya ha cambiado: "Se solía decir que cuando EE UU tenía gripe, nosotros teníamos pulmonía. En el pasado teníamos unos amplificadores domésticos de las crisis externas. Ahora, en vez de amplificadores, tenemos amortiguadores. La actual crisis no ha provocado el nivel de estragos de ocasiones anteriores. Es más: la región ha salido sin daños sistémicos, mientras que otros países han tenido que reconstituir totalmente sus sistemas financieros". De la Torre tiene el diagnóstico: "Hay dos grandes razones de política económica para que haya ocurrido lo anterior: Los bancos centrales de Brasil, Chile, Perú y México ya no le piden ningún favor a los bancos centrales del primer mundo. Y sin ser perfectos, hay buenos sistemas de regulación financiera".

Por su parte, Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA, destacó que para la recuperación fue clave que los países de la región hayan sido capaces de superar la tentación de recurrir a políticas del pasado, y auguró: "Hay un protagonismo garantizado para la región". Ahora bien, antes hay que hacer los deberes. Según Sicilia, "America Latina podría crecer más y podría crecer mejor si se compromete a desarrollar y sostener políticas que incentiven la competencia y la transparencia, eliminen trabas a los agentes económicos y, muy importante, ataquen de cuajo la informalidad". También en esta línea, Javier Moreno, director de EL PAÍS, destacó que "México ha demostrado que su compromiso con la estabilidad financiera va en serio y ha evitado las salidas populistas. No obstante, tiene aún reformas pendientes de abordar si aspira a ganar el futuro, como la reforma petrolera o la fiscal".

El foro, organizado por EL PAÍS con la colaboración de BBVA Bancomer, se desarrolló en el Club de Banqueros del centro histórico de la capital mexicana. Entre los más de 200 asistentes se encontraban banqueros, empresarios, ejecutivos y miembros de administraciones públicas. La discusión fue marcada por sendas intervenciones de los titulares de las carteras de Turismo y Economía del Gobierno de Calderón, Gloria Guevara y Bruno Ferrari, respectivamente. La secretaria Guevara anunció que, de aquí al año 2018, México pretende colocarse entre los cinco primeros países receptores de turistas. Para ello ya cuenta con 21 millones de visitantes al año -sin contar los seis millones de cruceristas-, pero ahora el objetivo es duplicar esa cifra. Según sus cálculos, eso generaría la creación de 4,7 millones de empleos.

El secretario Ferrari, por su parte, presumió de la buena marcha de las exportaciones, así como la buena percepción internacional: "México está en el puesto 35 de los 183 países evaluados por el Banco Mundial de acuerdo al índice de competitividad Doing Business 2011 [cuando Calderón empezó su Gobierno estaba en el puesto 73]". Hay más datos para pensar en positivo. Los aportó De la Torre: "Por primera vez en décadas se han hecho progresos en términos de desigualdad. Más de 50 millones de latinoamericanos salieron de la pobreza en los últimos años. La gente empieza a ver con esperanza el futuro".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La intervención del ex ministro peruano de Economía Luis Carranza dijo que, aun contando con los buenos datos de crecimiento -5,5% del PIB el pasado año-, "México es el país que menos ha crecido en los últimos 20 años. Es un misterio, porque sigue siendo un gran país. Pero no siguió la ruta de Brasil, Colombia o Perú". Y añadió que tanto en México como en la región, "existe una situación de pobreza y desigualdad que necesitan de ayuda pública. Pero hay que focalizar muy bien el gasto. Un ejemplo: En Perú se aumentó los sueldos de los maestros el doble. ¿Y en cuanto mejoró el nivel escolar? En nada. Se implantó entonces en un sistema de incentivos y méritos, y el resultado fue muy positivo". Eso sí, Carranza advirtió que para definir la eficacia hay que huir de la lógica clientelista del poder: "En la mente de los políticos hay una transferencia directa entre el reparto del dinero y el bolsón electoral".

Antes de la clausura, presidida por el presidente Felipe Calderón, Andrés Cardó, director general de Desarrollo Corporativo, Comercial y Marketing del Grupo Prisa, y José Andrés de Oteyza, presidente del Grupo OHL en México, abordaron las ventajas de usar a México como plataforma de entrada a América Latina y al mercado estadounidense. "El 70% de los ingresos de Santillana", ejemplificó Cardó, "proceden de América Latina. También son de allí el 75% de sus empleados". Por su parte, Oteyza subrayó lo mucho que ha avanzado México en brindar seguridad jurídica a los inversionistas, si bien no ocultó la preocupación por la situación de seguridad pública: "En las calles se ve un despliegue de fuerza pública que es inquietante. Hay un problema de inseguridad, pero también de comunicación. La batalla de la difusión no se está ganando. En Brasil hay más índice de delincuencia, pero la imagen es mucho mejor".

El presidente Felipe Calderón, durante su intervención en el encuentro organizado por EL PAÍS.
El presidente Felipe Calderón, durante su intervención en el encuentro organizado por EL PAÍS.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS