Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La protesta se extiende en Yemen y se cobra sus primeras víctimas mortales

Dos personas mueren en Adén (sur del país) después de que la policía abriera fuego para dispersar una concentración de medio millar de personas.- Uno de los fallecidos es un joven de 21 años.- Nuevos enfrentamientos entre grupos pro y antigubernamentales en Saná

Dos personas han fallecido hoy tras un enfrentamiento entre manifestantes antigubernamentales y policías en Yemen, según fuentes hospitalarias y de seguridad citadas por France Presse. El choque ha sucedido en Adén, la principal ciudad del sur del país, y ha dejado tres heridos graves de acuerdo con la televisión opositora yemení Suhail, informa Ángeles Espinosa. Las protestas en el país árabe, que comenzaron de manera intermitente tras el triunfo de la revolución tunecina y han vivido hoy el sexto día consecutivo de marchas, se han extendido a las principales ciudades del país. También se han cobrado las dos primeras víctimas mortales de las que se tiene constancia.

Uno de los fallecidos es Mohamed Alwani, un joven de 21 años con cuyo padre ha contactado Reuters. Alwani ha resultado herido de bala mientras participaba en una protesta contra el presidente Ali Abdalá Saleh, en el poder desde 1978 (cuando se unificó del país, en 1990, ya era presidente del Norte. La policía, según varios testigos, abrió fuego al aire para dispersar la concentración, de aproximadamente medio millar de personas. También lanzó gases lacrimógenos, lo que ha provocado diversos heridos.

Los hechos han recrudecido los disturbios en la ciudad portuaria del sur yemení. Cientos de personas han rodeado una comisaría de policía y un grupo de hombres enfurecidos ha prendido fuego a un edificio gubernamental y a varios coches. Residentes en Adén han relatado que los enfrentamientos entre manifestantes y policías han continuado toda la jornada y que, en más de una ocasión, los agentes han abierto fuego. Esas mismas fuentes han asegurado a Reuters que hay al menos seis heridos.

La ola de cambio que vive el mundo árabe incide también sobre Yemen, donde los estudiantes universitarios empezaron movilizaciones tras la revolución que derrocó a Ben Alí. Saleh aseguró a principios de febrero, tras las primeras protestas, que no optará a la reelección en 2013. Mientras tanto, ha decidido recurrir a su tradicional aliado: las tribus del norte del país. Miles de personas convocadas por el régimen han ocupado en los últimos días la plaza de Tahrir (que significa "liberación" en árabe) en la capital. Su objetivo es evitar que esa plaza, llamada igual que la que ha sido emblema de la revolución egipcia, sea tomada por los opositores.

El marcaje de los manifestantes progubernamentales a los anti ha provocado esta mañana nuevos enfrentamientos en la Universidad de Saná. A primera hora, un grupo de personas afines al régimen han llegado a la Universidad (uno de los puntos de partida de las protestas), armadas con palos y cuchillos. Los agentes han encerrado entonces a los opositores y periodistas en el campus para impedir que los progubernamentales les agredieran.

Sin embargo, se ha producido algún choque y cuatro personas han resultado heridas, según un periodista de Reuters. La misma fuente ha indicado que, después de que la policía disparara al aire para dispersarlos, los partidarios de Saleh han subido a coches lujosos y han abandonado el lugar. Entonces, el grupo de opositores que estaba dentro del campus ha podido salir y unirse a otros manifestantes en una marcha por las calles próximas a la Universidad. Al final, unas 800 personas han desafiado la fuerte presencia policial marchando por las calles de la capital.

Además, decenas de periodistas se han concentrado ante la sede del sindicato que agrupa a ese colectivo. Han querido denunciar así que están siendo perseguidos por los grupos pro-Saleh, quienes les acusan de dar repercusión a las protestas contra el régimen.

En Taiz (suroeste), la segunda ciudad del país en población, también se ha vivido una marcha de unas 500 personas. Uno de los vecinos de esa localidad agroindustrial ha asegurado a Reuters que volverán a salir cada día. Inspirados por los ejemplos de Túnez y Egipto, la consigna para los opositores en Yemen es clara. La coreaban hoy los manifestantes de Adén: "Protestad, protestad, hasta que el régimen caiga".

Numerosos analistas dudan, sin embargo, de que las protestas en Yemen puedan tumbar al régimen de Saleh a la manera que se ha hecho en Egipto o Túnez, ya que es improbable que movilicen a tanta gente. Un 40% de los 23 millones de yemeníes vive con menos de dos dólares al día y alrededor de un tercio sufre hambre crónica. Sin embargo, señalan esos mismos analistas, si podrían levar a una dimisión del presidente si la inestabilidad se instala en un país que es vecino del principal exportador mundial de petróleo, Arabia Saudí, y que es un aliado fundamental para Washington en la lucha contra Al Qaeda.