Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama elige al periodista Jay Carney como su nuevo portavoz

El nuevo portavoz de la Casa Blanca sustituye en el cargo a Robert Gibbs, estrecho colaborador del presidente

Jay Carney, un veterano periodista que fichó por el Gobierno de Barack de Obama después de haber trabajado 20 años para el semanario Time, ha sido nombrado nuevo portavoz de la Casa Blanca en sustitución de Robert Gibbs, quien se dedicará a preparar la campaña de reelección del presidente.

Carney es actualmente el portavoz del vicepresidente, Joe Biden, cargo al que accedió al comienzo de esta Administración y con el que interrumpió una brillante carrera periodística en la que llegó a ser jefe de la oficina en Washington de Time y en la que antes había cubierto acontecimientos importantes en Rusia, Cuba y otros de la política interior norteamericana. Era, además, colaborador frecuente en varios programas de televisión.

Se trata, por tanto, de un hombre de perfil muy diferente al del que tendrá que sustituir. Gibbs es uno de los más íntimos colaboradores de Obama, junto al que está desde que se empezó a fraguar su candidatura presidencial, y goza de su confianza y fácil de acceso.

Carney tardará mucho en conseguir esas condiciones. Pero, a cambio, puede aportar una relación con los periodistas de Washington, a los que conoce personalmente, mucho más fluida de la que tuvo Gibbs durante los dos años en los que ha ocupado esa posición.

Carney se desplaza a una de las tribunas más difíciles de esta ciudad, un auténtico potro de tortura en el que el ocupante se somete diariamente al fuego implacable de medio centenar de relevantes figuras de la prensa en busca de la más ligera contradicción, la más pequeña duda que permita vislumbrar dificultades políticas más profundas.

Por suerte para él, Carney llega en el mejor momento de la presidencia de Obama, cuando las encuestas están en alza y el nuevo mensaje ya trasladado a la opinión pública en el discurso de la estado de la Unión. Será labor de Carney ahora conseguir que ese mensaje sea convincente para aquellos que se sientan donde hasta hace poco se sentaba él.