La fiscalía sueca justifica su actuación en torno al fundador de Wikileaks

El Ministerio público se excusa en la diferente información que manejaron las dos fiscales del caso entre el viernes y el sábado

La Fiscalía sueca ha tratado de justificar hoy su caótica actuación de ayer respecto a Julian Assange, fundador de la web Wikileaks, contra el que ayer emitió una orden de arresto por violación para retirarla apenas horas después. Según un comunicado de la Fiscalía, la orden se emitió y se retiró después en base a los distintos datos que manejaron la fiscal jefe, Eva Finne, que retiró la orden, y la fiscal de turno el viernes por la tarde, que fue quien la emitió. Mientras, Assange ha insinuado que el Pentágono podría estar detrás del asedio sobre su persona.

El comunicado de la fiscalía sueca dice que "las informaciones de que disponía [la fiscal jefe] Eva Finné para decidir el sábado [al retirar la orden de detención] eran más numerosas que las que manejó la fiscal de turno el viernes por la noche". "Una decisión que implique medidas apremiantes, como la detención del sábado, debe ser siempre reevaluadas en el curso de una investigación preliminar", dice la nota. En una entrevista en un diario sueco, la fiscal de turno el viernes, Maria Häljebo, dice no arrepentirse de su decisión. "Recibí un informe de la policía que me pareció suficiente para arrestarle", dice.

Más información

Pese a que fue retirada la orden de detención por violación, la fiscalía sueca sigue investigando a Assange por una denuncia de acoso sexual, a raíz de la denuncia de una mujer presentada esta semana contra el fundador de Wikileaks. Otra denuncia de otra mujer le acusaba de violación, lo que originó la orden de detención.

Assange negó ayer los hechos de los que se le acusa, denunciando una maniobra para acabar con su web, que el pasado 27 de julio publicó 76.000 documentos clasificados, en su mayoría informes sobre operaciones militares en Afganistán e informes de inteligencia. El Pentágono investiga a Assange por espionaje por, supuestamente, incitar a un soldado a robar esos documentos y colgarlos en su web.

En una entrevista con el diario sueco Aftonbladet, insinúa que el Pentágono podría estar detrás de las acusaciones que ayer salieron a la luz, que cree que sólo tienen como objetivo "destruir" Wikileaks. "No sé quíen se esconde detrás [de las acusaciones]. Pero nos avisaron de que, por ejemplo, el Pentágono, jugaría sucio para destruirnos", dice el fundador de la web. "Es más, me pusieron en guardia contra trampas sexuales", añade. Admite que "quizás" sea víctima de maquinaciones.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

También reconoce que estas acusaciones pueden ocasionar "grandes daños" a Wikileaks, por los "titulares de prensa en el mundo entero sobre el hecho de que soy sospechoso de violación. Y sé por experiencia que los enemigos de Wikileaks siguen publicando las cosas incluso después de que hayan sido desmentidas".

Julian Assange, esta semana en Estocolmo.
Julian Assange, esta semana en Estocolmo.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción