Comienza el proceso de puesta en marcha de la central nuclear iraní de Bushehr

Rusia comienza a transportar el combustible a la planta, que no empezará a producir energía hasta dentro de dos o tres meses

Tal y como se anunció hace una semana, los técnicos han empezado esta mañana a transportar combustible -cilindros de uranio- desde un área de almacenaje hasta el edificio donde se ubica el reactor de la central nuclear iraní de Bushehr, según han informado las autoridades nucleares rusas y la empresa pública rusa Rosatom, encargada del proceso, lo que supone la puesta en marcha de la planta.

"El comienzo del primer paso para la puesta en marcha física se ha producido", ha declarado el portavoz de Rosatom, Sergei Novikov, desde la central de Bushehr, una planta construida por Rusia en el sur de Irán. La puesta en marcha, que llega con décadas de retraso, supone un pequeño hito en el programa nuclear iraní, que occidente teme que esconda la intención de Teherán de hacerse con la bomba atómica, aunque las autoridades iraníes defienden que únicamente tiene fines energéticos. El programa y la falta de colaboración de Irán con el Organismo Internacional de la Energía Atómica le han costado ya a Irán varias rondas de sanciones internacionales.

Más información
Rusia anuncia que pondrá en marcha la primera planta nuclear de Irán
Washington disuade a Tel Aviv de un ataque preventivo contra Irán

La television estatal iraní ha mostrado imágenes del responsable nuclear iraní, Ali Akbar Salehi, junto con su colega ruso, Serguéi Kirilenko, jefe de Rosatom, observando las labores en la planta. Según fuentes oficiales iraníes, harán falta entre dos y tres meses para que la central comience a producir electricidad una vez que el reactor haya sido cargado con combustible.

Rusia construyó la central de Bushehr -que fue iniciada por la empresa alemana Siemens en los 70, antes de la Revolución Islámica de 1979- y es la encargada de suministrar el combustible. Los expertos, no obstante, señalan que el encendido de Bushehr, no servirá para el supuesto objetivo iraní de conseguir la bomba, ya que es Rusia la encargada de suministrar el uranio enriquecido para su funcionamiento y recogerá el combustible usado, que podría ser usado después en el proceso de fabricación de armamento.

Un soldado pasa ante la puerta del complejo de la central de Bushehr.
Un soldado pasa ante la puerta del complejo de la central de Bushehr.EFE
Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS