Se vende empresa de mercenarios

Blackwater, la empresa estadounidense involucrada en una matanza de civiles en Bagdad en 2007, no ha podido mejorar su imagen

Su dueño reconoce que la publicidad negativa ha podido con ellos y que Washington está más interesado en hacer política que en obtener resultados. Erik Prince, ex miembro de los comandos especiales de los Navy Seals y fundador de la firma de seguridad privada Blackwater, admite en una entrevista en los medios de comunicación estadounidenses que debe vender su compañía porque ha fracasado en la labor de cambiar la percepción que de ella se tiene.

Blackwater -que desde 2009 se llama Xe Services- tiene una larga historia a sus espaldas de investigaciones criminales, demandas y expulsiones de países con conflictos. La más sonada fue en 2007, cuando operaba en Irak en uno de los momentos más difíciles de la posguerra y varios de sus mercenarios -todos antiguos marines- se vieron envueltos en un fuego cruzado que acabó con la vida de 17 civiles iraquíes. El Gobierno de Bagdad ordenó entonces la salida inmediata de la firma del país y cinco de los supuestos responsables de la matanza fueron llevados a los tribunales en EE UU. Los cargos fueron desestimados el año pasado. Pero sobre la antes llamada Blackwater sigue habiendo otros asuntos sin resolver que ahora parecen forzar su venta.

Más información
Irak presenta una demanda contra la firma estadounidense de seguridad Blackwater
El FBI confirma que los agentes Blackwater mataron injustificadamente a 14 de los 17 civiles en Bagdad
Washington prometió inmunidad a Blackwater
Blackwater paga una multa por exportar armas a Afganistán

Con sede en Moyock, Carolina del Norte, la compañía de seguridad sigue en la actualidad operando para el Gobierno de EE UU. Uno de sus más lucrativos contratos es con el Comando de Transporte en Afganistán, que tiene un presupuesto de 750 millones. Según informa CNNMoney.com, Xe Services ha sido preseleccionada para optar a una parte de los 1.500 millones de dólares que el Departamento de Defensa destinará a la lucha contra el narcotráfico. Los beneficios de la antigua Blackwater deberían de alcanzar los 1.000 millones este año; en 2009 llegaron a los 600 millones. Pero parece ser que pesa más el mal nombre que los buenos cheques.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS