Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Ha sido una experiencia espeluznante y tengo suerte de estar con vida"

Varios supervivientes del accidente aéreo ocurrido esta madrugada en el aeropuerto de Mangalore narran cómo lograron salvarse de la muerte

"No puedo creer que esté vivo". Tumbado en una camilla, con quemaduras por todo el cuerpo, asumiendo aún el milagro, Pradeep, uno de los supervivientes del accidente aéreo ocurrido esta madrugada en el aeropuerto de Mangalore, en el suroeste de India, ha rememorado el siniestro desde el hospital en el que fue ingresado tras el choque y ha narrado cómo logró salir del aparato en llamas.

"El avión se estremeció con fuertes vibraciones antes de partirse en dos. Cayó al suelo y me las arreglé para salir por un agujero. Había humo por todas partes porque el avión se había incendiado. Después de 10 minutos se produjo una explosión. No me puedo creer que haya sobrevivido", ha dicho, según recoge el diario The Times of India.

Pradeep, al igual que otras víctimas del Boeing 737 de Air India, saltó del avión antes de que éste se convirtiera en una bola de fuego, tras caer en una zona montañosa y arbolada y partirse en dos. "Primero el aterrizaje fue bien, pero a los 15 o 20 segundos comenzaron los problemas. Comenzó un pequeño incendio que se extendió rápidamente ha explicado".

Otro de los pasajeros que logró salvarse de la muerte ha explicado, sin embargo, que cuando el aparato estaba tomando tierra, uno de los neumáticos estalló, el avión se desequilibró y se precipitó a una zona boscosa. "Intentamos salir, pero no podíamos. Sólo recuerdo haber visto mucho humo", ha declarado a la televisión local TV9.

Según la prensa local, Abdul Puthur, otro de los supervivientes, logró salir de la aeronave a través de una brecha en el lado izquierdo en el fuselaje. Igual que Umar Faroog. Con la cabeza vendada y quemaduras en las manos y las piernas, éste ha explicado que "el avión sobrepasó la pista, se empotró contra la vegetación en un área del bosque y luego estalló en llamas". "Ha sido una experiencia espeluznante y tengo la suerte de estar con vida".

Farooq ha explicado que aprovechó un agujero para huir del aparato, después de que el avión se incendiara al golpear una de sus alas contra un cerro. Según su testimonio se oyó un ruido sordo, "hubo un choque después de que el avión comenzara a arder y el humo envolvió todo... Vi a una brecha en el fuselaje y me lancé fuera". Tras caminar medio kilómetro desde el lugar del siniestro, ha subrayado, los vecinos de una población cercana le trasladaron en una motocicleta hasta el centro sanitario.

Preguntado sobre si la tripulación envió algún aviso de emergencia a los pasajeros, Faroog ha indicado que ni siquiera se pidió que se abrocharan los cinturones de seguridad.