El aeropuerto de Tempelhof se convierte en un parque

El histórico aérodromo de Berlín, clave en el bloqueo al comunismo en la guerra fría, fue cerrado en 2008 tras 80 años en servicio

Un operario ultima los trabajos de preparación para abrir como un parque el antiguo aeropuerto berlinés de Tempelhof.
Un operario ultima los trabajos de preparación para abrir como un parque el antiguo aeropuerto berlinés de Tempelhof.AFP

El aeropuerto berlinés de Tempelhof, creado en los años 20 del siglo pasado, se convirtió en el primer gran aeródromo europeo. Fue vital para las operaciones nazis y tras la II Guerra Mundial, al principio de la guerra fría, Tempelhof sirvió como puente aéreo estadounidense para romper el bloqueo soviético . Pero a finales de 2008 el Gobierno regional lo cerró debido a su alto déficit y el plan para la construcción de un aeropuerto nuevo en 2011. Tras el polémico cierre, su futuro era incierto. Pero este fin de semana tendrá por fin un nuevo uso. Sus más de 300 hectáreas se convertirán en un nuevo parque para la capital alemana.

Berlín cuenta para este proyecto con la agencia Project GMBH Adlershof, responsables del desarrollo, planificación y conslta sobre planes de construcción y administración de grandes ciudades. Las 380 hectáreas de Tempelhof, un área mayor que el Central Park de Nueva York, situado dentro de la ciudad, al sur, podrán ser usadas desde el sábado 7 de mayo como lugar de encuentro para pasear, jugar, hacer picnics, etc. Un lugar histórico que los berlineses no quieren perder.

Más información
Adiós al aeropuerto que resistió a Stalin
El Museo de la Historia de Alemania 
rinde homenaje, en su 60 aniversario, al Puente Aéreo que salvó 
a Berlín del bloqueo soviético con una retrospectiva de Henry 
Ries, un reportero germano-estadounidense y judío, huido de Berlín 
durante el nazismo. 
  
    
    Las míticas imágenes de los niños berlineses esperando a los 
"Rosinenbomber" -los "bombarderos de golosinas", como se apodó 
a los aviones aliados que aterrizaban en el aeropuerto de Tempelhof- 
son el núcleo de la muestra, abierta hoy, adelantándose unos días 
al aniversario del puente aéreo humanitario más largo de la 
histori. 
  
    
    Del 26 de junio de 1948 al 12 de mayo de 1949, los aviones 
aliados transportaron a la ciudad partida tras la Capitulación 
del Tercer Reich, dos millones de toneladas de alimentos, carbón 
y medicinas, en un total de 200.000 vuelos.
El Museo de la Historia de Alemania rinde homenaje, en su 60 aniversario, al Puente Aéreo que salvó a Berlín del bloqueo soviético con una retrospectiva de Henry Ries, un reportero germano-estadounidense y judío, huido de Berlín durante el nazismo. Las míticas imágenes de los niños berlineses esperando a los "Rosinenbomber" -los "bombarderos de golosinas", como se apodó a los aviones aliados que aterrizaban en el aeropuerto de Tempelhof- son el núcleo de la muestra, abierta hoy, adelantándose unos días al aniversario del puente aéreo humanitario más largo de la histori. Del 26 de junio de 1948 al 12 de mayo de 1949, los aviones aliados transportaron a la ciudad partida tras la Capitulación del Tercer Reich, dos millones de toneladas de alimentos, carbón y medicinas, en un total de 200.000 vuelos.HENRY RIES/DEUTSCHES HISTORISCHES MUSEUM
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS