El rey de Bélgica acepta la dimisión del primer ministro

Alberto II pide al Ejecutivo presidido por Yves Leterme que se mantenga en funciones tras el fracaso del mediador entre las comunidades valona y flamenca para salvar la coalición gubernamental

Bélgica volvió a quedarse este lunes sin Gobierno después de que el rey aceptara la dimisión del primer ministro, el democristiano, Ives Leterme, presentada el 22 de abril pasado. Leterme se vio forzado a dimitir tras la decisión de los liberales flamencos de abandonar el Gobierno de coalición. El clima de crisis política e institucional se agrava con la caída de un Ejecutivo que sólo ha durado cinco meses y con un primer ministro que ha tenido que presentar la renuncia tres veces.

Durante los últimos días el monarca encargó al ministro de Finanzas, Didier Reynders, que intentara recomponer las negociaciones entre los partidos flamencos y francófonos sobre los derechos lingüísticos. El rey puede encargar a otra persona la formación de Gobierno u optar por la convocatoria de elecciones anticipadas, que deberían realizarse en un plazo máximo de 40 días.

Más información

La ausencia de Gobierno es especialmente grave para el país por los problemas derivados de la crisis económica, pero también para la UE. Bélgica debe tomar el relevo de España en la presidencia de la UE a partir de julio.

En esta ocasión la crisis se perfila más grave que en 2007. Estalló por la incapacidad de alcanzar un acuerdo entre flamencos y valones en el distrito bilingüe de Bruselas-Hall-Vilvorde, compuesto por la capital y 35 comunas en Flandes. Los flamencos quieren poner fin a los derechos lingüísticos y políticos de los 150.000 francófonos que habitan el distrito, amparándose en la uniformidad territorial. Los francófonos contraponen los derechos personales a los territoriales.

Lo más visto en...

Top 50