Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo cierra definitivamente la causa contra Israel por la matanza de 14 civiles

El Tribunal da la razón a la Audiencia Nacional y pone fin a la investigación de un ataque a la franja de Gaza en 2002

El Tribunal Supremo ha dado carpetazo definitivo a la causa contra el ex ministro israelí de Defensa, Benjamín Ben Eliezer, y otros seis cargos militares por un ataque en la franja de Gaza en el que murieron un líder de Hamás y 14 civiles palestinos. El alto tribunal ha rechazado los recursos presentados contra el archivo de la causa y da la razón al juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, que abrió una investigación sobre la matanza en enero de 2009.

El caso llegó a los juzgados españoles de manos del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe. El auto del juez Andreu imputa los presuntos delitos de genocidio y terrorismo a los militares israelíes, sospechosos de organizar el ataque. Según el principio de justicia universal, el juez se declaraba competente para investigar lo ocurrido, ante la inactividad del Gobierno israelí denunciada por la acusación. Siete meses después, el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia votó a favor del recurso presentado por la fiscalía que pedía el archivo del caso por considerar que el fiscal general militar y el Tribunal Supremo de Israel ya habían investigado los hechos.

El Comité de Solidaridad con la Causa Arabe y la Asociación Al-Quds de Solidaridad con los Pueblos del Mundo Arabe recurrieron la decisión, pero el Supremo ha inadmitido los recursos presentados porque la decisión de la Audiencia Nacional fue "fundada, razonada y en modo alguno vulneradora del derecho fundamental (a la tutela judicial efectiva) que invocan los recurrentes".

La Audiencia Nacional concluyó en julio del año pasado que el Estado israelí había realizado "una verdadera y real actuación", tanto administrativa como judicial, para indagar en estos hechos y primaba su autoridad en la investigación, frente a la española. Para el alto tribunal, se constata la existencia de una investigación militar del caso, que finalizó en archivo por la Fiscalía de Israel, aunque en la actualidad existe abierto un proceso penal.