"La entrada de Chipre en la UE fue un error"

Mehmet Ali Talat, presidente de la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre presenta hoy su candidatura para las elecciones de un Estado que sólo reconoce Turquía

Mehmet Ali Talat (Kyrenia, 1952), presidente de la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre, presenta hoy su candidatura para las elecciones presidenciales que el próximo 18 de abril determinarán si sigue al frente de un Estado reconocido sólo por Turquía. Asegura que si gana intentará llegar en 2010 a una solución para la isla dividida desde que, en 1974, el Ejército turco invadió el tercio norte en respuesta a un intento de golpe de Estado para anexionarla a Grecia. Pero el socialdemócrata Talat ha admitido, en una reciente visita en Madrid, que la votación puede reflejar la decepción de los turcochipriotas "disgustados por las promesas incumplidas de la UE". En 2005 llegó a la presidencia con la promesa de abrir también al norte las puertas que conducen hacia la UE, que los greco-chipriotas ya habían atravesado en 2004.

Pregunta. Usted ha prometido que si es reelegido se comprometerá a alcanzar una solución de la cuestión chipriota en 2010. ¿Las negociaciones están tan avanzadas?

Respuesta. Antes de las elecciones de abril no es posible llegar a una solución. Pero después, tenemos que implicarnos y resolver los problemas en 2010, porque en 2013 habrá elecciones en la parte grecochipriota, y yo estoy seguro al cien por cien de que la campaña electoral empezará un año y medio antes. En la parte grecochipriota, desafortunadamente, las ideas contrarias a un acuerdo son muy potentes y cuando se acercan las elecciones, aún más. En nuestra parte, pasa justo lo contrario. Mi oponente [el actual primer ministro, el conservador Dervis Eroglu] que ha defendido la vía de crear dos Estados, dice ahora que quiere la reunificación ya que los turco-chipriotas así lo quieren.

P. Pero los sondeos dan la ventaja a su rival. ¿Cuál es la razón, considerando también la derrota de su partido en las elecciones generales de 2009?

R. Esto pasaba hace algunos meses. Los sondeos a los que usted se refiere son del periodo posterior a las elecciones que ganó el entonces partido de oposición. Pero esto era antes de que yo me postulara para la reelección.

P. ¿El bloqueo de las negociaciones entre Turquía y la UE está afectando a la cuestión de Chipre?

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

R. La UE tiene mucho que decir porque la parte grecochipriota ya es está en la Unión, y ésta tendría que pedirle que resuelva la cuestión, pero no lo hace. Éste es el problema: la UE no está cumpliendo sus obligaciones. La integración de Turquía en Europa y la cuestión chipriota son cuestiones separadas, pero interdependientes. La reunificación de la isla es necesaria para aprobar la entrada de Turquía en la UE. Por otro lado, hay países que están utilizando la cuestión de Chipre para obstaculizar los progresos de Turquía...

P. Usted ha acusado a la UE de falta de imparcialidad.

R. La UE, en la gran mayoría de los casos apoya a la parte grecochipriota en vez de pedirle más flexibilidad en las negociaciones.

P. ¿Cree que la integración de la parte grecochipriota de la isla en la UE fue un error?

R. Definitivamente. Porque ha comprometido los esfuerzos para encontrar una solución.

P. ¿La solución vendrá sólo del encuentro entre las partes o exigirá un compromiso de la comunidad internacional?

R. Es una cuestión muy interesante. Entre los dos podemos hacer mucho y nosotros hicimos mucho. Pero sin la contribución de la UE y de Naciones Unidas, sin su compromiso directo, no podemos resolver todo. En Chipre las posiciones de las dos partes pueden ser definidas como partes de un juego a suma cero: si yo consigo algo, ellos pierden, si doy algo, yo pierdo. Y ésta es la percepción de los dos pueblos, es muy importante.

P. Usted también ha recordado que el pueblo turcochipriota está muy decepcionado por la política de la UE. ¿Esto se puede reflejar en las elecciones de abril?

R. Sí, hay peligro de que los electores puedan respaldar a fuerzas que no están a favor de la reunificación... Es una cuestión emotiva, psicológica. Los turcochipriotas querían pertenecer a la UE por esto cambiaron toda su entera estructura política. Yo fui acusado durante tiempo de ser un traidor pero luego me eligieron como presidente. ¿Por qué? Porque querían ser miembros de la UE y yo les daba esta perspectiva. Pero cuando ven que esto no ha pasado porque la UE no ha mantenido sus promesas, se sienten más desesperados. Mucha gente se pregunta si la UE está realmente a favor de una solución para Chipre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS