Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Demostrémosle al mundo entero que Honduras es diferente"

Mientras el presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, llama a votar con tranquilidad a la población, Zelaya, el presidente depuesto, llama a la abstención

Honduras celebra este domingo las elecciones presidenciales que pretenden terminar con la situación de conflicto iniciado con el golpe de Estado que sacó del poder a Manuel Zelaya e instaló a Roberto Micheletti desde el pasado 28 de junio. La jornada electoral, que ha transcurrido con aparente normalidad, se ha caracterizado por una gran afluencia de votantes a las urnas, lo que ha llevado al Tribunal Supremo Electoral (TSE) a prolongar una hora la apertura de los colegios.

"Demostrémosle al mundo entero que Honduras es diferente, el temor ha quedado atrás y la responsabilidad de hacer una Honduras mejor está en manos de todos los hondureños", ha dicho el presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, tras ejercer su derecho al voto en su ciudad natal, El Progreso, en el norte del país. Después de depositar su papeleta ha dicho a los medios presentes: "yo tengo la fe en Dios de que no va a pasar nada", además de resaltar la aparente normalidad en la que está discurriendo la jornada electoral.

Manuel Zelaya, el presidente depuesto, se ha colocado en la postura opuesta y ha reiterado que estas elecciones generales constituyen "un fraude" y ha llamado a la abstención. "El pueblo le va a decir no a la dictadura" a través de una abstención elevada, ha explicado Zelaya al canal de televisión Telesur. Zelaya ha instado a sus partidarios, agrupados en el Frente Nacional de Resistencia al golpe de Estado en Honduras, a que no acudan a votar.

El mandatario depuesto, que permanece refugiado en la Embajada brasileña en Tegucigalpa desde que regresó de manera clandestina a Honduras el pasado 21 de septiembre, ha insistido en que el país está "militarizado", lo que le impide, tanto a él como a sus seguidores, ejercer el derecho al sufragio por miedo a represalias. "Estamos rodeados por militares", ha dicho.

Micheletti, mientras tanto, ha insistido en la tranquilidad de la jornada. "No hay incidentes en ninguna parte del país", ha asegurado. "La población hondureña no ha hecho caso al temor que trataron de infundir reventando algunas bombas, haciendo algunos daños a las propiedades, y aquí está el pueblo votando en todos los sectores".

Micheletti ha hecho un llamamiento a la población para que vote. "Le vuelvo a repetir a la gente: por favor, no nos quedemos en casa, Honduras va a salir adelante si ejercemos el sufragio este día, no importa por quién". El presidente golpista ha asegurado que hay garantías de las Fuerzas Armadas y de la policía de que habrá tranquilidad. "Va a haber paz, protección para todos".

Además, ha afirmado que respetará la decisión que el Congreso Nacional tome el próximo miércoles, cuando debatirá sobre si se restituye o no a Zelaya en la Presidencia.

Más de 530 fiscales están encargados de iniciar procesos penales durante los comicios contra aquellas personas que intenten boicotearlos. Por otro lado, alrededor de 4,6 millones de hondureños están llamados a elegir al próximo presidente que dirigirá el país a partir del próximo 27 de enero. Aunque hay cinco candidatos, sólo Porfirio Lobo, del Partido Nacional y Elvin Santos, del Partido Liberal, tienen posibilidades reales de ganar, según los sondeos. Lobo parte como favorito en unos comicios con el 37% de intención de voto, según las últimas encuestas. Los hondureños también eligen hoy a los diputados del Parlamento Centroamericano, renuevan la composición del Congreso Nacional y a las autoridades municipales.