Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arranca la gran peregrinación anual a La Meca con miedo a la gripe A

Primeras cuatro muertes por el mal entre los peregrinos.- Unas inundaciones en el principal puerto de entrada causan 70 fallecidos entre la población local

Peregrinos musulmanes en la mezquita de Namira.
Peregrinos musulmanes en la mezquita de Namira. REUTERS

Bajo una lluvia auspiciosa, musulmanes de todo el mundo han iniciado este jueves los rituales de la peregrinación a La Meca y Medina, que este año se celebra en medio de temores sobre un posible contagio masivo de la gripe A. Expertos en sanidad de EE UU y de los países árabes ya han alertado del peligro de que los tres millones de musulmanes que acuden a la cita fomenten la dispersión del virus de la nueva gripe, ya que las condiciones de estos ritos son las ideales para su transmisión. Como medidas especiales, el Gobierno saudí ha prohibido acudir a mayores de 65 años y menores de 12, así como a mujeres embarazadas y personas con enfermedades crónicas.

El Ministerio de Sanidad saudí ha informado de los cuatro primero fallecidos, todos peregrinos de fuera de Arabia Saudí. Uno es un sudanés de 75 años, que falleció en una fecha no precisada cuatro días después de haber llegado a Arabia Saudí. Aunque fue tratado primero en una clínica de Medina por síntomas de la gripe A, falleció después por una neumonía aguda.

Otro es un peregrino originario de India, de 75 años, que fue hospitalizado en La Meca y que tenía complicaciones cardíacas, entre otras enfermedades. Una mujer marroquí de 75 años también se encuentra entre los fallecidos. En este caso, además de estar contagiada con el virus AH1N1, tenía un cáncer de pulmón avanzado. Asimismo, pereció una nigeriana de 17 años, que había llegado a Medina procedente de El Cairo y que comenzó a sentir los síntomas dos días después de pisar suelo saudí.

También murió otro peregrino originario de la India, de 75 años, que fue hospitalizado en La Meca y que tenía complicaciones cardíacas, entre otras enfermedades. Según el Ministerio de Salud, tres de los cuatro casos detectados suponen violaciones a las normas impuestas por las autoridades saudíes.

Al margen del fantasma de la gripe, más de 70 personas han muerto en la ciudad portuaria de Yedá a causa de las fuertes lluvias, las más intensas caídas en los últimos años en Arabia Saudí, según informa un portavoz de los servicios de salvamento. Las precipitaciones coinciden con la gran peregrinación anual a La Meca, y Yedá es el principal puerto de entrada de los peregrinos, aunque las víctimas son habitantes de la zona.

La mayoría de las víctimas perecieron ahogadas o fallecieron tras el derrumbamiento de los puentes o en accidentes de automóvil. Según los servicios de salvamento, han sido rescatadas alrededor de 900 personas que habían quedado atrapadas a causa de las inundaciones. Las lluvias empezaron con fuerza en el primer día de las peregrinaciones anuales a La Meca (el hajj). No obstante, las inundaciones han obligado a cerrar la autopista que conduce a la ciudad santa. Las lluvias, realmente poco habituales en el desierto, han anegado las calles y los edificios de Yedá, principal puerto de entrada para los peregrinos. Los actos de la peregrinación comienzan formalmente el próximo miércoles pero muchos de los participantes han llegado ya a Arabia Saudí.