Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de manifestantes desafían a la policía en la región de Xinjiang

Cinco muertos por las protestas, según el Gobierno.- Chinos han reclaman más seguridad ante unos misteriosos ataques con jeringuillas que atribuyen a los uigures

Las fuerzas de seguridad han usado gases lacrimógenos hoy para dispersar a miles de manifestantes de las calles de la ciudad china de Urumqi, en la región de Xingjiang, que ya en julio fue escenario de violentos disturbios étnicos entre los han y la minoría uigur. Miles de han se han manifestado esta mañana para demandar al Gobierno más seguridad tras unos misteriosos ataques con jeringuillas que atribuyen a los uigures. Las autoridades chinas han reconocido hoy que al menos cinco personas han muerto durante las protestas.

El temor se ha incrementado desde que se hicieron públicos unos mensajes de texto enviados por el Gobierno chino, en los que alertaba a la población de que se habían producido ataques con jeringuillas. Ante esta situación, algunos padres han tienen miedo de enviar a sus hijos a las clases. Desde ayer, las tropas paramilitares y la policía maniobran con el objetivo de aliviar las protestas y mantener el orden ante la petición de los han, e incluso han tenido que recurrir a los gases lacrimógenos para sofocar las manifestaciones.

Otra de sus peticiones es la dimisión de Wang Lequan, secretario del Partido Comunista en la región, y, supuestamente, protegido del presidente Hu Jintao. La Televisión de Xinjiang ha informado de que 476 personas habían sido tratadas en los hospitales debido a estos ataques, y que la mayoría de víctimas (433) eran de etnia han y el resto uigures. Los informes hospitalarios señalan que ninguna de las víctimas resultó contagiada por enfermedad alguna o intoxicada con productos químicos.

Un grupo de jóvenes han ha desplegado una bandera china y han encabezado una marcha a la Plaza del Pueblo, congregando a cientos de personas que reclaman más segurtdad. La policía ha intervenido pero no han podido dispersar a los manifestantes. "Lo principal es que nadie se siente aquí inseguro". Además, muchas personas reclaman que los algunos de los responsables de los asesinatos que se produjeron en los disturbios del 5 de julio todavía no habían sido juzgados. Ese día, los uigures protagonizaron una oleada de violencia en toda la ciudad y por la que fallecieron 197 personas, la mayoría de ellos chinos Han. Dos días más tarde, los Han exigieron venganza y varios barrios ocupados por sectores uigures fueron atacados.

La etnia uigur es una de las 55 minorías nacionales de China, que en total apenas suponen el 9% de su población. El 91% restante de los 1.350 millones de chinos corresponde a la etnia Han. Los uigures son de religión musulmana, lengua de origen túrquico y alfabeto árabe. Habitan fundamentalmente en Xinjiang, donde eran mayoría hasta que el Gobierno chinó decidió poblar la región con hanes.