Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jimena pierde fuerza

El huracán, que azota la península de Baja California, se debilita paulatinamente y baja su intensidad a categoría uno.- México mantiene la alerta roja de "peligro máximo"

Jimena concede una pequeña tregua. El huracán continúa debilitándose y ha bajado su intensidad a categoría una, la más baja en la escala Saffir-Simpson, de cinco niveles, aunque continúa siendo muy peligroso, según ha informado el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de México, que mantiene la alerta roja de "peligro máximo" para la zona. Pronostica que podría seguir perdiendo fuerza a medida que barra la península de Baja California, en el noroeste del país.

El sistema Nacional de Protección Civil de México(Sinaproc) ha emitido un nuevo parte a las 13.30 hora local donde advierte de que, pese a su pérdida de intensidad "continúa moviéndose peligrosamente cerca de la línea costera central del municipio de Comondú".

A la hora del parte, Jimena estaba "sobre el mar, 20 kilómetros al occidente" de la costa, 100 al oeste-suroeste de la ciudad de Loreto y 135 al sur-suroeste de Mulegé. En este momento el ciclón se desplazada rumbo norte-noroeste a 20 kilómetros por hora, con vientos de 145 kilómetros y rachas de 170 kilómetos.

Por el momento, se mantienen en "alerta roja" (peligro máximo) los municipios sudcalifornianos de Comondú, Loreto y Mulegé, mientras que el nivel es "naranja" (peligro alto) en Los Cabos y La Paz, capital de Baja California Sur. En "alerta amarilla" (peligro moderado) se encuentran otros tres estados mexicanos, Sonora, Sinaloa y Baja California, en los cuales se aprecian lluvias e intensa nubosidad que se extiende en un radio de cien kilómetros alrededor del ojo del huracán.

"Es probable que en la noche se degrade a tormenta tropical y cruce al mar de Cortés", lo que dejaría al ciclón muy cerca del estado de Sonora y podría conducir a Jimena hasta Arizona y Nuevo México, en el sur de Estados Unidos.

Las zonas de alerta se extienden desde la Bahía de los Ángeles, en la costa occidental de Baja California Sur hasta la Bahía de Los Ángeles, en la costa oriental del Estado, y de la población de Altata, en el estado de Sinaloa, hasta Bahía Kino, en Sonora. Las precauciones deben mantenerse, según los responsables del SMN y de Protección Civil del estado, en previsión de lluvias que oscilarán entre 125 y 250 litros por metro cuadrado, hasta 380 litros en los casos extremos.

Envío de ayuda

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) envió a la zona un avión C-130 con equipo médico y de intendencia para apoyar el trabajo del personal militar que participa en el Plan DN III, que se aplica en situaciones de desastre. El impacto del ciclón ya se ha dejado sentir en las últimas horas en Baja California. Hasta el momento únicamente 6.000 personas están albergadas en algunos de los 159 refugios temporales habilitados por las autoridades estatales, declaró Audel Alvarez, portavoz de Protección Civil estatal.

Se trata del huracán más fuerte que ha golpeado la región en los últimos años, han informado fuentes de Protección Civil de Baja California, que han mencionado a Kiko, que en 1989 llegó a nivel 3, como uno de los peores ciclones sufridos en la zona. Según la Comisión Nacional del Agua, el último huracán de intensidad parecida llegado al noroeste del país fue Lane, que golpeó Sinaloa con categoría 3 en 2006. En 2002, Kenna había llegado con categoría 5 pero un poco más al sur, concretamente a las costas de Jalisco, Nayarit y parte de Sinaloa.