Aso disuelve el Parlamento japonés para las elecciones del 30 de agosto

Según las encuestas, el PDL podría salir del Gobierno tras cinco décadas casi ininterrumpidas en el poder

El primer ministro japonés, Taro Aso, ha procedido hoy a la disolución de la Cámara baja del Parlamento con vistas a las elecciones anticipadas del próximo 30 de agosto, en las que su partido, el Liberal Demócrata (PDL), podría perder el Gobierno tras medio siglo casi ininterrumpido de poder-exceptuando un periodo de 10 meses en 1993-. Las encuestas auguran la victoria del opositor Partido Democrático.

Según los sondeos, el PD lleva una cómoda delantera sobre el PLD, aunque cerca de un tercio de los electores siguen indecisos. No obstante, la semana pasada el PDL perdió las elecciones a la Asamblea de Tokio, la capital, por primera vez en cuatro décadas. Se considera que las elecciones de Tokio son un barómetro fiable de lo que ocurriría en el ámbito nacional.

Más información

La derrota en Tokio sumió además al PDL en el caos. Algunos críticos alzaron la voz para pedir la marcha de Aso, que fue defendido por pesos pesados del partido. No obstante, lo conminaron a que escuchara las críticas de sus diputados en una reunión. En dicho encuentro, retransmitido por televisión, Aso pidió disculpas por sus fracasos -desde su llegada al poder, hace menos de un año, Aso ha perdido gran parte del respaldo popular por sus errores, sus cambios de rumbo y algunos escándalos en el Gobierno. No obstante, dijo que permanecería en su puesto hasta la recuperación de la economía.

Los diputados del PDL y los miembros del Gobierno han aceptado los planes de aso para las elecciones, arrinconando un poco las luchas intestinas para centrarse en ganar las elecciones. "En este punto, no tenemos más opción que estar unidos ante las elecciones", dijo Hiroshige Seko, miembro de la Cámara Alta.

El PD también ha tenido problemas recientemente. Su líder tuvo que dimitir en mayo por un escándalo financiero en el que estaba implicado de sus colaboradores. Yukio Hatoyama, el líder actual, también está en el punto de mira después de que se descubrieran que su lista de donantes incluía a personas ya fallecidas.

Misión histórica

Una victoria del Partido Democrático podría servir para desencallar la actual situación política del país, con dos Cámaras de signo contrario que han paralizado la aplicación de las medidas del Gobierno para salir de la crisis. El Partido Democrático, liderado por Yukio Hatoyama, propone prestar más atención a los consumidores que a las empresas, aumentar el gasto público y adoptar una política exterior menos dependiente de EE UU. "Estamos ante unas elecciones revolucionarias para permitir a los políticos asumir el liderazgo del Gobierno japonés", ha dicho Hatoyama a sus diputados, criticando la excesiva dependencia de burócratas del actual Gobierno. "Debemos afrontar los comicios como una misión histórica", ha sentenciado.

El PLD del primer ministro Aso ha basado tradicionalmente su política en burócratas que, si bien consiguieron el milagro japonés tras la II Guerra Mundial, ahora bloquean reformas económicas que se consideran necesarias.

Sin embargo, analistas citados por la agencia Reuters temen que las políticas sociales que anuncia el Partido Democrático, que suponen un aumento del gasto público para financiarlas, contribuyan a inflar aún más el ya de por sí elevado déficit público japonés. Por otro lado, opinan que puede ser buena a corto plazo la llegada del PD al poder para superar la parálisis actual de la política japonesa.

Lo más visto en...

Top 50