Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se acaban las preguntas para la juez Sotomayor

El 'via crucis' de las preguntas acabó ayer para la aspirante al Tribunal Supremo de Estados Unidos, Sonia Sotomayor. Hábil, inteligente, sagaz, evitando revelar opiniones personales sobre temas tan controvertidos como el aborto o la pena de muerte, y siempre refugiándose en la ley, la juez elegida por el presidente Barack Obama para ocupar la vacante dejada por la jubilación anticipada de David Souter dejó ayer de defenderse de los ataques republicanos y desde hoy se sentará a escuchar a los testigos convocados por los dos partidos políticos.

A su favor hablará Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York, y Ramona Romero, presidenta de la Asociación Nacional de Abogados Hispanos. Cuestionarán su capacidad para el cargo, Sandy Froman, ex presidenta de la Asociación Nacional del Rifle; Charmaine Yoest, presidenta de Estadounidenses Unidos por la Vida, un grupo anti-abortista; y Frank Ricci, uno de los bomberos de New Haven (Connecticut) que denunciaron discriminación positiva en un caso de ascenso y contra los que falló la juez para que después el Supremo contradijera a Sotomayor y diera la victoria a los bomberos.

De Sotomayor se ha sabido esta semana que pisa fuerte pero que no repara en reconocer errores -como su uso del término "latina inteligente", que ha considerado desafortunado-; que sabe sonreír e incluso carcajearse cuando hace falta; y que no recuerda el título del único caso que perdió el televisivo 'Perry Mason', su héroe de ficción y a quien la juez quería parecerse 'de mayor'. "Veo que la Casa Blanca no le ha preparado para esta pregunta", bromeó el recién confirmado en su puesto tras una dura batalla por el escaño, el senador demócrata por Minesota Al Franken -cuya anterior profesión era la de cómico y habitual en el programa de humor Saturday Night Live.

El testimonio de Sotomayor se alargó hasta ayer jueves debido a que hubo más preguntas y respuestas de las que se preveían por parte de los 19 miembros del Comité de Asuntos Judiciales del Senado que han 'interrogado' a la candidata de 55 años. Si el calendario previsto por los demócratas se cumple, el Comité aprobará la nominación de 'la juez del Bronx' la semana que viene para que el pleno del Senado -controlado por el Partido Demócrata, -60-40 escaños- la confirme a principios de agosto. Entonces será la primera latina en ocupar un lugar en la máxima corte de EEUU.