Londres adopta represalias y expulsa a dos diplomáticos iraníes

Gordon Brown anuncia la salida de los diplomáticos iraníes tras la medida de Teherán de expulsar a dos británicos

La tensión entre Irán y la comunidad internacional se ha elevado hoy de tono. Reino Unido ha anunciado la expulsión de dos diplomáticos iraníes y varios países han condenado la violencia que ha empleado el régimen islámico para reprimir las manifestaciones y la falta de transparencia de los resultados electorales del pasado 12 de junio.

El primer ministro británico, Gordon Brown, ha dicho que la decisión era la respuesta a una medida similar que tomó Irán el lunes al ordenar la salida del país del primer y segundo secretario de la legación británica en Teherán "sin ningún fundamento". Menos de una hora después de conocerse la decisión del Gobierno de Londres, milicianos basiyís han atacado su embajada en Teherán con tomates y pintura y exigieron el cierre de la sede diplomática.

Más información
Jamenei acepta extender cinco días el plazo para recibir quejas electorales
Obama condena la violencia de las fuerzas de seguridad iraníes contra los manifestantes

"Irán ha dado un paso injustificado al expulsar a dos diplomáticos británicos con acusaciones faltas de toda base", aseguró Brown ante el Parlamento. "En respuesta a esa acción, hemos informado al embajador iraní que hemos ordenado la expulsión de dos de sus diplomáticos en Londres".

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha acusado a Estados Unidos y a Reino Unido de interferir en los asuntos internos de su país tras las elecciones del pasado día 12, al impulsar las protestas de la oposición contra los resultados de los comicios.

"Estoy decepcionado -subrayó Brown- porque Irán nos ha colocado en esta situación. Pero seguiremos buscando buenas relaciones con Irán y pidiendo al régimen que respete los derechos humanos y las libertades democráticas del pueblo iraní".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Las expulsiones del régimen iraní se producen después de que decidieran echar al corresponsal permanente de la cadena púbica británica BBC en Teherán, John Leyne, acusado de dar "información falsa" y "no mantener la objetividad".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS