Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un escándalo de espionaje vuelve a tensar las relaciones entre Rusia y la OTAN

Dos diplomáticos rusos son expulsados por su relación con un alto oficial de Estonia que pasaba información secreta de la Alianza a Moscú

Los fantasmas de la guerra fría han vuelto a surgir entre Occidente y Rusia, después de que la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) haya expulsado a dos diplomáticos de la misión rusa ante la Alianza por un escándalo de espionaje.

Según publica el diario Financial Times, la OTAN decidió ayer echar de su seno a dos dignatarios rusos por su posible conexión en un caso de espionaje en el cual un alto oficial diplomático de Estonia ingresó en prisión acusado de pasar información secreta de los aliados a Rusia.

El pasado febrero una corte estonia declaró culpable por tradición a Herman Simm, oficial estonio de 61 años. Simm fue condenado a 12 años de cárcel por haber entregado más de de 2.000 páginas de información secreta al Servicio de Inteligencia Exterior ruso (SVR).

Simm trabajó en el ministerio de Defensa estonio de 1995 a 2006 y tenía acceso a documentos secretos, incluyendo aquéllos relacionados con la OTAN después de que Estonia ingresó en la Alianza Atlántica en 2004. Simm confesó haber sido reclutado por el KGB soviético a finales de la década de 1970 y chantajeado posteriormente por su sucesor, el SVR.

La OTAN cree que los diplomáticos rusos están relacionados con el caso del oficial estonio y que han estado trabajando en el organismo internacional como espías de Rusia. Uno de los expulsados es Vladimir Chizhov, hijo del embajador de Rusia para la Unión Europea.

Esta conexión con el caso estonio ha caído como un jarro de agua fría en la organización, pero por encima de todo vuelve a tensar las relaciones entre la Alianza y Moscú, después de la guerra de Georgia y las diferencias existentes por el escudo antimisiles que Estados Unidos va a construir en Polonia y la República Checa con el beneplácito de la OTAN y al que se opone de pleno Rusia.

De hecho, la OTAN emitió las órdenes de expulsión ayer, coincidiendo con la reanudación de las conversaciones oficiales con Rusia a nivel de embajadores, ocho meses después de su suspensión a causa de la guerra entre Rusia y Georgia del pasado mes de agosto.

Amenaza rusa

Rusia ha confirmado hoy la expulsión de sus oficiales. El ministerio de Exteriores ha difundido un comunicado en el que asegura que esta decisión de la OTAN supone una "cruda provocación" para Moscú. El Kremlin se ha apresurado a lanzar una amenaza: no descarta tomar acciones.

Fuentes de la OTAN, por su parte, han señalado que el caso ha causado muchísimo daño dentro del organismo. Algunos expertos consultados por Financial Times han calificado el hecho como "el escándalo de espionaje más grande en la historia de la OTAN". Por ahora, no hay un comunicado oficial de la Organización.

Estonia consiguió la independencia de la antigua Unión Soviética en 1991. En 2004 ingresó en la Unión Europea y la OTAN. El Kremlin ve a este país un fiel aliado de Europa.