Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los manifestantes obligan a 'fugarse' al primer ministro tailandés

Medio centenar de personas irrumpe en el Ministerio del Interior minutos después de que el jefe del Ejecutivo, Abhisit Vejjajiva, haya anunciado un estado de excepción.- El coche oficial ha abandonado el edificio entre disparos, aunque se cree que iba vacío

El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, se ha visto obligado a escapar en un automóvil de la sede del Ministerio del Interior, tras ser ocupado este por medio centenar de manifestantes, según han informado las cadenas de televisión locales. Pocos minutos antes, mediante un comunicado hecho público en la televisión estatal, el Gobierno tailandés había declarado el estado de excepción en Bangkok y en otras cinco provincias vecinas de la capital, con la finalidad de restaurar el orden y acabar con las protestas antigubernamentales.

El grupo de exaltados que ha irrumpido en la sede ministerial no ha encontrado ninguna oposición de los policías y militares que vigilaban el edificio en un primer momento. Posteriormente, las fuerzas de seguridad han realizado disparos al aire para dispersar a los varios centenares de manifestantes que se encontraban en los alrededores y disuadirles de intentar entrar en el ministerio.

A la salida del coche del primer ministro, algunos testigos han asegurado que se han producido disparos contra el vehículo que han sido respondidos por las fuerzas de seguridad. En el tiroteo han resultado heridos varios manifestantes y policías según la radio estatal.

Pese a que las televisiones locales han anunciado la huida del primer ministro, todavía no se ha podido confirmar si Vejjajiva se encontraba en el interior de su coche oficial en el momento en que este abandonaba el Ministerio del Interior. La cadena PBS ha asegurado que Vejjavija se encontraba en el interior del minsterio junto con su vicepresidente, Suthep Thaugsuban, cuando el grupo de exaltados se ha abalanzado sobre el vehículo.

La oposición llama a la movilización

Las protestas de los opositores al Ejecutivo tailandés, al que acusan de llegar al poder el pasado diciembre mediante procedimientos antidemocráticos, se han recrudecido en las últimas 24 horas. Este sábado, el Gobierno de Vejjajiva se vio obligado a suspender la Cumbre de la ASEAN y otros estados de Asia-Pacífico que se celebraba en Pattaya y a declarar el estado de excepción en esa localidad. Una situación que durante este domingo se ha hecho extensiva a la capital y a las provincias vecinas de vecinas de Nonthaburi, Samut Prakan, Pathum Thani, Nakhon Pathon, y Ayutthaya.

Jatuporn Promphan, uno de los cabecillas de las protestas antigubernamentales, ha pedido a sus seguidores en todo el país a movilizarse en las calles y marchar hacia la capital. En un mensaje emitido por una radio afín al ex mandatario Thaksin Shinawatra, Promphan ha asegurado que el estado de derecho no rige ya en Tailandia y que los camisetas rojas, como son conocidos los opositores por el color de las prendas que visten, tienen que echar abajo al Gobierno de Vejjajiva.

El Ejército sale a las calles

En respuesta, el Ejército ha bloqueado todas las calles de Bangkok que conducen al Palacio del Rey de Tailandia, Bhumibol Adulyadej. Además del Palacio Real de Chitralada, ubicado a medio camino entre la parte vieja y la nueva de Bangkok, las Fuerzas Armadas han desplegado unidades del Ejercito de Tierra, Armada, y Fuerza Aérea en al menos otros cincuenta puntos de la metrópoli, así como en varios barrios de la periferia, ha indicado la Comandancia Suprema. Un ayudante del primer ministro tailandés ha pedido a la policía que desempeñe su trabajo "plenamente y con contundencia".