Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos expulsa a cuatro misioneras españolas por hacer "proselitismo"

Las mujeres evangélicas fueron detenidas el sábado en Casablanca durante una reunión con marroquíes

Después de los musulmanes chiíes y los gays les ha tocado ahora el turno a los evangélicos. Marruecos ha expulsado hoy a cinco misioneras evangélicas, cuatro de ellas españolas, a las que les reprocha su "proselitismo". La quinta es alemana.

El Ministerio del Interior de Marruecos ha anunciado en un comunicado que la policía judicial de Casablanca las detuvo el sábado durante "una reunión de proselitismo con ciudadanos marroquíes". La policía se incautó, en el lugar de la reunión, de "material de propaganda evangélica" como libros, vídeos y objetos de culto, precisa el comunicado.

Fuentes cercanas a la expedición evangélica aseguran que se trataba de un "encuentro de comunión" en un recinto cerrado en el que sólo había mujeres cristianas y ninguna musulmana por lo que no se las puede acusar de mantener una "reunión de proselitismo". Marruecos reconoce la libertad de culto, pero prohíbe intentar convertir a los musulmanes a otra religión.

Sin comunicación a las autoridades españolas

Las detenidas, que prefieren que sus nombres no sean dados a conocer, fueron trasladadas por carretera al puerto de Tánger (350 kilómetros) desde dónde han embarcado esta mañana rumbo a Algeciras. Cuatro de ellas residen en Málaga, pero la quinta vive en Marruecos por lo que teme no poder regresar al país donde reside. Las autoridades marroquíes no se pusieron en contacto con los consulados de España en Casablanca o Tánger para informarles de las detenciones.

El Ministerio del Interior marroquí anunció, el 21 de marzo, su "firme determinación a hacer frente, en el marco de las leyes en vigor, a todas las actuaciones contrarias a nuestros valores (...) religiosos o morales". El comunicado fue interpretado como una advertencia a los medios de comunicación independientes que se habían hecho eco de la gira efectuada por el país por Samir Bargachi, coordinador de Kifkif, una asociación que desde España ayuda a los gays de Marruecos.

Las recientes detenciones de decenas de chiíes, desveladas por el diario de Casablanca Al Jarida al Oula, tras la ruptura de relaciones con Teherán, incitaron a pensar que la larga nota de Interior estaba también dirigida hacia los musulmanes marroquíes que practicaban la misma religión que en Irán. La quíntuple expulsión del domingo parece indicar que los evangélicos también son ahora un blanco de las autoridades marroquíes.

El fotógrafo Rafael Marchante, sin acreditación

El Ministerio de Comunicación de Marruecos no ha renovado, por otra parte, la acreditación del fotógrafo español Rafael Marchante, que trabaja para la agencia Reuters. En un comunicado el ministerio le tachó la semana pasada de "adversario político". La decisión ministerial significa, en la práctica, una expulsión porque al no poder seguir trabajando Marchante deberá abandonar el país.