Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los talibanes paquistaníes acceden a declarar un "alto el fuego permanente" en el valle del Swat

Las autoridades paquistaníes habían ofrecido implantar la ley islámica en esta zona del noroeste del país

Los talibanes paquistaníes han accedido a pactar un "alto el fuego permanente" en el valle del Swat, en la región fronteriza con Afganistán, según fuentes del Gobierno de Islamabad. Las autoridades paquistaníes habían ofrecido implantar la sharía o ley islámica en esta y otras zonas vecinas del noroeste del país a cambio del fin de las hostilidades.

"Se han comprometido a respetar un alto el fuego permanente y nosotros haremos lo mismo", ha indicado en rueda de prensa, Syed Mohammad Javed, Comisario de la región de Malakand, en la Provincia de la Frontera Noroeste. Javed se reunió con los líderes tribales en el valle del Swat, centro de la insurgencia islamista en el noroeste de Pakistán. La región de Malakand incluye la zona de Swat, donde han muerto unas 1.200 personas y entre 250.000 y 500.000 han huido desde que comenzó la ofensiva talibán.

Un portavoz del grupo Movimiento para la Implantación de la Ley Islámica, Muslim Jan, ha confirmado en declaraciones a Reuters que el líder del movimiento islamista realizará un anuncio por radio. "No puedo decir qué dirá, pero serán buenas noticias para la gente de Swat", ha indicado.

Implantación 'sharía'

El pacto para la implantación de la sharía llegó por parte del Gobierno como un intento de aplacar el avance los extremistas y con el objetivo de poner fin a la revuelta de los talibanes en noroeste de Pakistán. Los insurgentes se alzaron en armas en Swat a finales de 2007. Ahora, controlan este valle situado a sólo 130 kilómetros al noroeste de Islamabad. Desde entonces han destruido más de 200 colegios femeninos en el marco de su campaña contra la educación de las mujeres y niñas y han provocado el desplazamiento de miles de personas que han huido de la violencia.

Los líderes tribales y religiosos siempre han hecho por imponer su propia ley. Los medios locales siempre han dado cuenta a diario de juicios sumarios y castigos ejemplares, incluidas ejecuciones, al margen de la ley paquistaní y de acuerdo al código islámico. Ahora esta justicia paralela será oficial.

Distintos analistas paquistaníes han señalado que se trata de una "rendición" por parte del Gobierno a las fuerzas extremistas, con el temor de una desintegración del Estado, mientras que EE UU ha visto este acuerdo como un acercamiento peligroso con los talibanes y Al Qaeda.