Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El carnaval de Venecia, ¿una vulgaridad?

¿Puede el carnaval más refinado del mundo ser una vulgaridad? Pues en opinión de Giancarlo Galan, presidente de la región Véneto, el evento donde la ciudad lacustre se convierte estos días en un ir y venir de enmascarados vestidos con trajes de época y donde los visitantes suspiran por ser invitados a las reservadas fiestas de los palazzi es toda una vulgaridad. Y naturalmente la polémica está servida.

Y es cierto que el carnaval tal vez no sea precisamente música de Vivaldi y conversaciones sobre la Divina Comedia. Seguramente nunca lo fue. El jueves el desfile inaugural por el Gran Canal estuvo presidido por la actriz porno Vittoria Risi -eso sí vestida de cortesana en vez de en ropa de trabajo- y hoy se ha celebrado un desfile de Drag Queens en el sestiere (barrio) de San Marco.

Pero en una ciudad donde todo el mundo va a pie Galan no podrá evitar más de un reproche de los venecianos la próxima vez que vaya a la serenissima, porque el político ha añadido sal a la herida y contrapuesto al carnaval veneciano el de Padua, al que ha definido como "refinado y culto". Desde luego el presidente véneto no se muerde la lengua: "Venecia se debate entre polémicas, cálculos de llegadas y salidas, vulgaridades de diverso género que atraen a las multitudes pero no dejan nada tras ellas".