Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ataque aéreo tamil sobre Colombo

Dos aparatos sobrevuelan la capital de Sri Lanka en medio del acoso en el norte a la guerrilla tamil.- Una bomba lanzada por uno de los aviones causa dos muertes y alrededor de 40 heridos

Dos personas han muerto y otras 40 han resultado heridas por el lanzamiento de una bomba en un ataque aéreo tamil sobre un edificio de Hacienda situado en la zona portuaria de Colombo, capital de Sri Lanka. Según fuentes contactadas vía telefónica por este periódico, unos minutos después de las 22.00 (hora local) ha comenzado a sonar la alarma y se ha cortado la luz de varios barrios de la ciudad para evitar que los aviones que sobrevolaban la zona pudieran localizar el objetivo. Los dos aviones de la guerrilla tamil que han llevado a cabo la ofensiva, según publica el diario local Daily Mirror, habrían sido abatidos, uno cerca del aeropuerto internacional, y el otro en el lugar del bombardeo (Inland Revenue).

El bombardeo sobre Colombo se produce en medio de la gran ofensiva, "batalla final" en palabras del presidente Mahinda Rajapaksa, que lleva a cabo el Ejército cingalés (etnia mayoritaría -73%-, sobre la tamil -8%) en la zona noreste del país donde la guerrilla de los Tigres Tamiles (conocida como LTTE en sus siglas en inglés) ha dado batalla al Gobierno desde hace ya casi tres décadas.

Los cerca de 50.000 soldados del Ejército asedían ya una zona de no más de 90 kilómetros cuadrados en la que unos 2.000 guerrilleros tamiles -considerados terroristas por el Ejecutivo de Rajapaksa- siguen combatiendo por el establecimiento de un Estado independiente. La arremetida del Ejército sobre la zona llevó precisamente a la captura de varias pistas aéreas radicadas en el distrito de Mullaitivu, auténtico bastión tamil ya perdido. Se piensa por tanto y después del ataque de hoy que la guerrilla contaría con más pistas en la zona que aún controla.

El conflicto, que estallara de forma definitiva en 1983, ha causado ya el desplazamiento de más de 200.000 civiles. Un representante de la ONU, el subsecretario general para Asuntos Humanitarios, John Holmes, expresó precisamente esta semana en visita al país su preocupación por el trato recibido por los desplazados.