Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fuego se cobra la vida de 25 personas y destruye más de cien casas en Australia

El país sufre una de las peores olas de calor de su historia, con 12 días seguidos con temperauras superiores a los 40 grados

El fuego sigue sin conceder una tregua en el sur de Australia, que sufre además desde hace más de una semana una de las peores olas de calor de su historia. Hasta ahora, las autoridades han confirmado la muerte de 25 personas por el fuego, que ha arrasado más de 100 viviendas en los estados de Australia del Sur y Victoria. Se teme, sin embargo, que la cifra de fallecidos pueda subir a 40 a lo largo de este domingo. "Ha sido una tragedia absoluta para el estado y creemos que la cifra sólo empeorará" ha declarado el subcomisario de Policía de Victoria, Kieran Walshe.

Los equipos de emergencia esperan que las altas temperaturas, por encima de los 46 grados en algunas zonas, empiecen a remitir en las próximas horas gracias a un cambio en la dirección del viento.

En Victoria siguen activos ocho frentes. El incendio de Bunyip State, al sureste de Melbourne, ha arrasado 165 hectáreas con el cambio en la dirección del viento, que propició que las llamas saltaran las líneas de contención, arrasando todo lo que encontraban.

En Horsham, un incendio que arde en un área de 1.800 hectáreas, destruyó al menos tres casas y el club de golf de la localidad; mientras que en Kilmore, en el norte del Estado, el fuego prendió en 1.400 hectáreas y destruyó viviendas de la localidad de Wandong. En Australia del Sur, los bomberos han conseguido controlar un incendio forestal que se acercó a 500 metros de las viviendas de Gawler River, en las afueras de Adelaida.

En Nueva Gales del Sur, por el contrario, habrá que esperar hasta mañana para que el calor de un respiro a los bomberos, que luchan contra 40 incendios en todo el estado. En la Costa Central de Nueva Gales del Sur, el fuego acecha las viviendas de la localidad de Prats Ridge, donde sus habitantes luchan junto a los bomberos para protegerlas.

En Victoria, donde algunas zonas llevaban 12 días seguidos con temperauras superiores a los 40 grados, el termómetro alcanzó un récord histórico en Melbourne de 46,4 grados centígrados. Ésta es la temperatura máxima jamás registrada en la ciudad desde que comenzaron a registrarse este tipo de datos en 1855. Las condiciones han sido peores que las vividas el Miércoles de Ceniza, en 1983, cuando 75 personas murieron en los incendios.