Sarkozy: "En el nuevo capitalismo ningún país puede decir a otro cómo actuar"

El presidente francés, junto a Angela Merkel y Tony Blair, participa en París en un coloquio sobre la reforma del capitalismo internacional

El presidente de la República Francesa, Nicolás Sarkozy, ha asegurado, refiriéndose a EE UU, que en el nuevo capitalismo "ningún país puede decir a otro cómo actuar, qué es lo que hay que hacer". El presidente francés ha añadido que "el capitalismo financiero es amoral" y que "es necesario moralizarlo". Sarkozy ha hecho estas afirmaciones esto en la sesión inaugural de un coloquio internacional sobre nuevo capitalismo que se celebra hoy y mañana en París y al que ha acudido también la canciller alemana, Angela Merkel, y el ex primer ministro británico Tony Blair.

Sarkozy ha sido muy duro con el capitalismo "especulativo que no se basa en el esfuerzo y en el trabajo". Ahora bien, ha advertido que destruir el sistema capitalista es un paso atrás: "Se trata de refundar este sistema, no de destruirlo". Añade que la crisis económica es mundial y que requiere una respuesta mundial y que es necesario encontrar un equilibrio entre la regulación estatal y el liberalismo a ultranza

Más información
Obama aboga por una "fuerte" intervención en la economía para evitar una recesión que dure "años"
Alemania aprueba un segundo plan por 50.000 millones
Sarkozy pide un nuevo orden mundial para no repetir los errores de un "capitalismo loco"

El presidente francés se ha referido en concreto a la reunión del grupo de países del G-20 que se celebrará el 2 de abril en Londres para, precisamente, avanzar en la regulación de las normas financieras. En este sentido, ha asegurado que ningún país "incluido EE UU", podrá decir a los otros lo que hay que hacer o cómo hay que actuar. "En 1945, cuando se reconstruyó Europa, sólo había una moneda", ha añadido, refiriéndose al dólar. "Ahora hay más y cada uno tiene su manera de utilizarla y de utilizar sus tipos de interés". Y ha concluido: "Ya no se trata de ver si uno es de derechas o de izquierdas, sino que se hablad de reformadores de izquierdas y de derechas o conservadores de derechas o de izquierdas. Y Francia, fiel a su historia no elegirá el inmovilismo sino la acción".

Por su parte, Ángela Merkel, ha asegurado que los estados están acosados por "montañas de deudas" pero que ésa es la única manera de salir de la crisis económica. La canciller alemana también ha pedido una especie documento para la buena práctica económica inspirada en la declaración universal de los derechos humanos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS