Rabat pone trabas al nombramiento de un nuevo emisario para el Sáhara

Las grandes potencias y el Polisario han aceptado el enviado designado por Ban Ki-moon

Marruecos pone trabas al nombramiento de un nuevo enviado especial para el Sáhara Occidental de Ban Ki-moon, el secretario general de Naciones Unidas, según indican fuentes diplomáticas. Todas las demás partes implicadas en el conflicto de la ex colonia española han dado, en cambio, su acuerdo, desde los saharauis del Frente Polisario hasta EE UU, Francia y España.

Las pegas formuladas por Rabat impiden también fijar una fecha para reanudar la negociación entre Marruecos y el Polisario, que empezó en marzo de 2007 en Manhasset, un suburbio de Nueva York. Hasta ahora se han celebrado cuatro rondas de conversaciones auspiciadas por la ONU.

Ban Ki-moon decidió, a principios de septiembre, designar al diplomático estadounidense Christopher Ross, de 65 años, en sustitución de holandés Peter van Walsum, de 74, cuyo mandato expiró el 21 de agosto y no fue renovado. El Polisario había pedido la destitución de Van Walsum después de que éste considerase "inalcanzable" la independencia del Sáhara.

Más información

Taieb Fassi-Fihri, el titular de Asuntos Exteriores marroquí, ha negado que su país tenga reservas sobre Ross, pero ha supeditado "su luz verde" a su nombramiento a que la negociación "no vuelva a sus orígenes". El ministro dio así a entender, en declaraciones al diario árabe Al Hayat, que el punto de partido debía ser el plan de autonomía para la ex colonia que ha ofrecido Rabat y que el Polisario rechaza.

Apoyo de EE UU y los países europeos

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La diplomacia marroquí pisa fuerte porque goza del apoyo de EE UU y de los principales países europeos. Al otorgar a Marruecos, en octubre, el estatuto avanzado, que le permitirá disfrutar de una relación aún más privilegiada con Europa, la Unión Europea tachó de "serios y creíbles" los esfuerzos de Rabat para buscar una "solución pacífica" al contencioso.

A su paso por Madrid en octubre David Welch, secretario de Estado adjunto para Oriente Próximo y el Magreb, calificó la oferta de autonomía de "buena iniciativa, que la comunidad debe tomar en consideración" aunque dejó caer que no debía de ser el único punto de arranque de la próxima negociación. Reconoció además Welch que "Marruecos sigue aún formulando algunas reservas" a propósito del nombramiento de Ross.

Rabat presiona también por una segunda razón. No es seguro que la próxima Administración estadounidense, que encabezará Barack Obama, sea tan proclive a sus tesis como lo la actual de George W. Bush. Aunque para Washington el Sáhara es un asunto menor, es probable que Obama adopte sobre esta cuestión una mayor neutralidad, como la que mantuvo el anterior presidente demócrata, Bill Clinton.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción