Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso mexicano da luz verde a la reforma energética tras siete meses de protestas

La oposición considera que esta reforma abre la puerta a la privatización de parte del sector energético

La Cámara de Diputados mexicana ha aprobado este martes la polémica reforma energética tras siete meses de intensos debates e infinidad de protestas, la última producida en los alrededores y en el interior de la misma cámara durante su votación.

Con 395 votos a favor y 82 en contra, la Ley de Petróleos Mexicanos ha sido ampliamente avalada por la Cámara baja, quedando así completado el paquete de dictámenes de la reforma, informa el diario El Universal.

Los siete dictámenes que componen esta reforma petrolera, y que otorgan a la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) autonomía de gestión administrativa y económica, son ampliamente criticados por la oposición, que considera que abren la puerta a la posibilidad de privatizar parte del sector energético.

El líder izquierdista López Obrador ha alertado en varias ocasiones del riesgo de una acción privatizadora de Pemex, el último bastión del nacionalismo revolucionario mexicano. Legisladores de los partidos Acción Nacional (PAN, en el Gobierno), Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD, al que pertenece López Obrador) y el Verde Ecologista (PV) aprobaron la reforma, que en contra recibió votos de algunos perredistas y de otras formaciones minoritarias integrantes del FAP. Los cambios relativos a Pemex ya habían sido aprobados en el Senado la semana pasada.

López Obrador trata de impedir la aprobación de la reforma

Una treintena de diputados del Frente Amplio Progresista (FAP), liderado por el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, tomó ayer la tribuna de la Cámara de Diputados de México en un desesperado intento por impedir la aprobación de la reforma energética.

Minutos antes de la rebelión, López Obrador, autoproclamado "presidente legítimo" de México, habló ante los diputados para exigir que la reforma incluyera una prohibición expresa a la concesión en exclusiva (para exploración) a empresas extranjeras y nacionales de territorios petrolíferos. "La lucha por la defensa de nuestro petróleo será permanente y siempre actuaremos de manera pacífica", dijo antes de abandonar la Cámara de Diputados.

En la sesión de ayer, los seguidores de López Obrador subieron a la tribuna y, entre gritos de "La patria se defiende, la patria no se vende" y "vendepatrias", trataron de boicotear la sesión, sin lograrlo.

La dirección del PRD ha dicho que el trabajo realizado por sus legisladores ha logrado impedir la privatización de Pemex, como en su opinión pretendía el presidente, Felipe Calderón, que planteaba la participación de capital extranjero en la construcción y gestión de conductos, refinerías y transporte de material energético, puntos que quedaron fuera de la reforma.