Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 1.500 emigrantes clandestinos detenidos en aguas argelinas en nueve meses

Argelia endurece su legislación para reprimir la inmigración ilegal.- 63 inmigrantes argelinos llegaron, en su solo día, a las costas de Murcia

La Marina Nacional argelina ha apresado en el agua, en los nueve primeros meses del año, a 1.533 emigrantes clandestinos que intentaban alcanzar las costas españolas o italianas. Los detenidos, casi todos argelinos, son casi tan numerosos como en todo el año 2007 (1.568).

La comparación de ambas estadísticas demuestra que el fenómeno está en auge. A estas cifras hay que añadir los apresados en tierra por la Gendarmería Nacional que, por ahora, no ha proporcionado un balance. Los argelinos que emigran por mar lo hacen hacia España -su objetivo son las costas del Levante y Murcia- o Italia -su meta es la isla de Cerdeña-.

Estos datos sobre emigración irregular han sido facilitados por el teniente-coronel Zineddine Banat, comandante del Centro Nacional de Vigilancia y Asistencia Marítima de la Marina Nacional argelina. Con este ejercicio de transparencia, las autoridades argelinas intentan demostrar su empeño en luchar contra este fenómeno.

Hasta principios de octubre la Marina Nacional efectuó 132 operaciones (75 en alta mar y 57 cerca de las costas) para interceptar o socorrer a emigrantes irregulares en apuros. Para ser más eficaz tiene la intención de adquirir "medios más ligeros para intervenir en el mar", según anunció Banat. La Gendarmería, por su parte, empezó a desplegar a principios de año en la región de Orán brigadas marítimas especializadas en la detección y captura de emigrantes clandestinos.

Pese a estos esfuerzos siguen llegando "sin papeles" argelinos a las costas del sureste español. El peor día de este año fue el 7 de octubre. La Guardia Civil de Murcia interceptó a 54 irregulares a bordo de cinco embarcaciones y otros nueve fueron detenidos en tierra.

Argelia está además modificando su legislación para poder reprimir con más dureza. El Consejo de Ministros aprobó el 31 de agosto un proyecto de ley, que deberá ser aprobado por la Asamblea Nacional (Parlamento), que prevé hasta diez años de cárcel para aquellos que organizan las redes de emigración clandestina y seis meses para los que "salen ilegalmente del territorio nacional". Hasta ahora este último delito no figuraba en el código penal.

A veces los fiscales de la República exprimen la legislación vigente hasta límites insospechados para erradicar el fenómeno. Decenas de padres, familiares y amigos se concentraron angustiados, el 15 de octubre, ante el Consulado de Túnez en Annaba (este de Argelia) para solicitar información sobre un grupo de chavales cuya embarcación habría naufragado y que habrían sido recogidos por una patrullera tunecina.

La policía argelina cargó y detuvo a cuatro padres de familia y a doce menores, según fuentes locales. El ministerio público pidió para cada uno de ellos tres años de cárcel y una multa de 50.000 dinares (470 euros), pero el sábado pasado el tribunal les absolvió.