Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte desafía a EE UU y reconstruye su mayor reactor nuclear

Washington dice a Pyonyang que tiene dos caminos a elegir: el aislamiento o el de cosechar los beneficios de la cooperación

Corea del Norte ha vuelto a desafiar a Estados Unidos. El Gobierno norcoreano ha confirmado la reconstrucción de su mayor reactor nuclear, el de Yongbyon, en represalia a la decisión de Washington de no retirar al país asiático de la lista de países patrocinadores del terrorismo, según ha informado la agencia surcoreana Yonhap. Sin embargo, Washington ha mostrado hoy sus dudas de que la planta nuclear esté operativa, y ha urgido a Pyonyang a que dé visto bueno a un mecanismo para verificar sus reivindicaciones nucleares.

Un portavoz del Ministerio norcoreano de Exteriores ha reconocido que el Gobierno ha "suspendido el desmantelamiento de las instalaciones nucleares" y que "desde hace algún tiempo trabaja para restaurar sus instalaciones nucleares de Yongbyon a su estado original". Según el portavoz, que no fue identificado, se trata de una "contramedida por la decisión de EE UU de paralizar la retirada de Corea del Norte de la lista de países que patrocinan el terrorismo".

Pero el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, ha dicho en Washington que los norcoreanos "no han llegado aún a ese punto". "Les pediríamos que no lleguen a ese punto", ha dicho McCormack al ser consultado por los periodistas sobre la reactivación de la planta de Yongbyon.

A principios de septiembre, fuentes diplomáticas informaron que Pyongyang trabajaba en la reactivación de su principal reactor nuclear después de anunciar en agosto la interrupción de su desnuclearización. Ahora, el Gobierno confirma la noticia y vuelve a resistirse a las presiones estadounidenses. "Corea del Norte no desea ser retirado de la lista de países patrocinadores del terrorismo ni tampoco espera que eso pase", ha asegurado el representante norcoreano, en un posible signo de un alejamiento del proceso negociador.

McCormack ha afirmado que Corea del Norte tiene ante sí dos caminos a elegir: el del aislamiento o el de cosechar los beneficios de la cooperación. "Ellos pueden tomar el camino de tener diferentes tipos de relaciones con el resto del mundo, recibir los beneficios de esa relación, o pueden mantenerse aislados y provocar el retroceso del proceso", ha afirmado el portavoz.

Sin acuerdo

El Gobierno norcoreano anunció la interrupción de su proceso de desnuclearización el pasado 26 de agosto, después de que EE UU no retirara al país comunista de su lista de estados terroristas. Washington exigía que Corea del Norte aceptara la verificación del proceso de desnuclearización antes de retirar a Pyongyang de la lista, pero las autoridades norcoreanas argumentaron que el acuerdo que firmó el 3 de octubre del año pasado con los miembros del diálogo a seis bandas (las dos Coreas, China, Rusia, Japón y Estados Unidos) no mencionaba que la verificación sea un paso imprescindible.

El régimen comunista por lo tanto considera que ya ha dado pasos significativos como la entrega de su inventario nuclear, que EE UU considera incompleto, y la demolición televisada de la torre de refrigeración de la central de Yongbyon. Para el Gobierno de Kim Jong-il, la exclusión de dicha lista es un paso muy importante, además de una cuestión de imagen y orgullo.