Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos explosiones dejan al menos ocho muertos en los festejos nacionales de México

El gobernador de Michoacán atribuye el atentado a los narcotraficantes

Dos explosiones en el estado de Michoacán han cortado de raíz los festejos del 15 de septiembre, día de la independencia en México, ocasionando al menos ocho muertes y más de 100 personas heridas en un aumento de la violencia en la guerra que mantienen el gobierno y los carteles del narcotráfico. Las detonaciones podrían haber sido ocasionadas por dos granadas de acuerdo al diario El Universal.

El gobernador de Michoacán Leonel Godoy ha afirmado que la policía sospecha que el ataque ha sido perpetrado por el "crimen organizado", un término que se suele utilizar para referirse a los carteles de la droga. Los narcotraficantes han asesinado a 2.700 personas este año. Sin embargo, aunque suelen torturar y decapitar a los rivales y enfrentarse contra las fuerzas de seguridad no habían ejecutado una acción que dejara tantas víctimas civiles hasta ahora. "Creemos, sin ninguna duda, que se trata del crimen organizado, sin embargo la Fiscalía está investigando el atentado", ha declarado Godoy a Televisa.

Un crater de 40 centímetros de largo

La primera explosión ha "dejado un cráter de 40 centímetros de largo por 40 de ancho, y ocho centímetros de profundidad", y se ha registrado minutos después de las once de la noche (hora local) en la plaza Melchor Ocampo de la ciudad de Morelia, la capital de Michoacán (suroeste del país), donde centenares de personas escuchaban al gobernador de la entidad, Leonel Godoy, presidir los tradicionales festejos del Grito de Independencia.

La segunda llegó momentos después a varios metros de distancia de la primera. El portavoz de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) en Michoacán ha señalado que "nadie" se ha adjudicado el ataque. "Primero cayó una persona, y luego fueron como fichas de dominó" ha relatado un testigo de la primera detonación a El Universal. Otras personas han sido atendidas por heridas de esquirlas y por crisis nerviosas.

Tras las explosiones elementos del Ejército acordonaron la zona para socorrer a los heridos e impedir más detonaciones. Cerca de un asta bandera fue encontrado el seguro de una granada, de acuerdo a una autoridad militar citada por medios locales. Posteriormente, se han registrado enfrentamientos entre militares y grupos armados en dos localidades cerca de la capital, aunque no se han informado de detenidos.

En un comunicado, el presidente Felipe Calderón ha "condenado enérgicamente" los hechos y ha mostrado su disposición para apoyar al gobierno de Michoacán en la investigación "para desterrar la criminalidad y la violencia que padece". Este estado de la costa del Pacífico mexicano ha sido asuelado por la violencia de los carteles del narcotráfico. En lo que va del año, se han registrado 156 muertes violentas -o ejecuciones- en el Estado.